Borneo sporenburg

La ciudad de Madrid excavó 43 kilómetros de túneles en los que desaparecieron las vías de salida y las autopistas del tramo de seis kilómetros a lo largo del río Manzanares. El plan director de las riberas recuperadas y de la nueva zona urbana de Madrid RIO fue diseñado y realizado por Burgos & Garrido, Porras La Casta, Rubio & A-Sala y West 8.

A continuación se elaboraron los planes de desarrollo de cada uno de los componentes: Salón de Pinos, Avenida de Portugal, Huerta de la Partida, Jardines del Puente de Segovia, Jardines del Puente de Toledo, Jardines de la Virgen del Puerto y Parque de Arganzuela.

Entre los más importantes destacan: el Salón de Pinos, concebido como un espacio verde lineal, que une los espacios urbanos existentes y los de nuevo diseño entre sí a lo largo del río Manzanares. El Salón de Pinos se sitúa casi en su totalidad sobre el túnel de la autopista y cuenta con una “coreografía” de pinos de 8.000 hojas y un repertorio de cortes.

Avenida de Portugal, al reubicar una de las vías más importantes en el centro de Madrid bajo tierra y habilitar un aparcamiento subterráneo para 1.000 vehículos, se pudo convertir el espacio en un jardín en beneficio de los vecinos.  Adornado con cerezos y con motivos de cerezas, el resultado es la creación de un espacio público muy popular.

Schouwburgplein

En enero de 2008, el proyecto Madrid Río (el Plan Especial Madrid-Río) fue presentado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón. Con el soterramiento de un gran tramo de la carretera de circunvalación interior de Madrid, la M-30, 820 hectáreas a lo largo del río Manzanares

Quizá te interese  ¿Qué ver en Gipuzkoa este fin de semana?

playa urbana, pistas de remo en el río, paseos, carriles bici, quioscos, cafeterías y restaurantes, terrazas, instalaciones culturales y deportivas, zonas para jubilados y áreas de juego para niños. Todo ello a sólo 1,5

se encuentra junto al actual parque de la Arganzuela, cerca del antiguo matadero (Madrid Matadero), que se ha convertido en un centro cultural, con exposiciones, talleres y conferencias. Esta zona permite a los turistas y a los habitantes disfrutar de un ambiente marítimo con zonas para tomar el sol.

Oeste 8 madrid río

CopiaEn 2005 se convocó un concurso internacional para el diseño de la zona recuperada sobre un túnel que sujetaba un tramo de la autopista de circunvalación M30 inmediatamente adyacente al casco antiguo de la ciudad.    El equipo propuso resolver la situación urbana exclusivamente mediante la arquitectura del paisaje, y fue la propuesta ganadora. El diseño se basa en la idea “3 + 30”, un concepto que propone dividir el desarrollo urbano de 80 hectáreas en una trilogía de proyectos estratégicos iniciales que establezcan una estructura básica que luego sirva de base sólida para una serie de proyectos posteriores, iniciados en parte por el municipio y en parte por inversores privados y residentes. + 9

Madrid rio archi-diario

Es un eufemismo decir que la zona que rodea el río estaba prácticamente abandonada hasta principios de 2005, cuando el gobierno anunció una búsqueda internacional de arquitectos urbanistas para renovar la zona. West 8, junto con MRIO Arquitectos, ganó el concurso y las obras del ambicioso proyecto comenzaron en 2006. El proceso consistió en transformar por completo la zona abandonada en un parque público de uso familiar, ahora conocido como el Madrid RIO.

Quizá te interese  ¿Qué hacer en Segovia en dos días?

El proyecto fue una empresa inmensa, por no decir otra cosa, ya que requirió un rediseño masivo de las infraestructuras y una financiación de unos 8.500 millones de dólares (6.000 millones de euros). Quizás el mayor obstáculo fue el primer paso, que requería sumergir el infame tráfico madrileño a través de 43 km (aproximadamente 26,7 millas) de nuevos túneles subterráneos. Fue un proyecto increíblemente audaz y tedioso que a menudo enfureció a los residentes, a pesar de las promesas de mejora de la calidad de vida y aumento del valor de las propiedades.

Una vez que los túneles estuvieron operativos bajo tierra, empezó a surgir la progresión sobre el suelo, con una arquitectura paisajística nunca vista a esta escala. Las nuevas zonas a lo largo del río se diseñaron utilizando el método “3+30”, que consiste en dividir 80 hectáreas en una “trilogía de proyectos estratégicos” que separan la zona alargada en 47 subproyectos distintos, entre los que se encuentran un gran parque de pinos, múltiples zonas deportivas, 30 km de carril bici, 11 nuevos parques infantiles, seis instalaciones para la tercera edad e incluso una playa de arena con humidificadores, sombrillas y una zona para remar en kayak.