Cómo aumentar la velocidad de su hijo

ResumenEl objetivo de este estudio era examinar si los cambios relacionados con la edad en la velocidad de procesamiento de la información son los mejores predictores del aumento de la sensibilidad al tiempo a lo largo de la infancia. Los niños de 5 y 8 años, así como los adultos, recibieron dos tareas de bisección temporal, una con duraciones de anclaje cortas (0,5/1-s) y otra más larga (4/8-s). Además, se calcularon las puntuaciones de los participantes en diferentes pruebas neuropsicológicas que evaluaban tanto la velocidad de procesamiento de la información como otras dimensiones del control cognitivo (memoria a corto plazo, memoria de trabajo, atención selectiva). Los resultados mostraron que el mejor predictor de las variaciones individuales en la sensibilidad al tiempo era la velocidad de procesamiento de la información, aunque la memoria de trabajo también explicaba algunas de las diferencias individuales en la sensibilidad al tiempo, aunque en menor medida. En resumen, cuanto más rápida era la velocidad de procesamiento de la información de los participantes, mayor era su sensibilidad al tiempo. Estos resultados se discuten a la luz de la idea de que el desarrollo de las capacidades temporales tiene sus raíces en la maduración del funcionamiento dinámico del cerebro.

Cómo mejorar la velocidad en el fútbol | Entrenamiento de 30 días

En particular, los entrenadores comprenden ahora la importancia del desarrollo de la velocidad (reclutar el máximo de fibras musculares por zancada, desarrollar la coordinación neuromuscular y mejorar la eficiencia), incluso para los corredores de larga distancia, que corren a ritmos mucho más lentos que su velocidad máxima.

Quizá te interese  ¿Qué pasa cuando el corazón no tiene fuerza?

Como resultado, la mayoría de los maratonistas pueden pasar años sin correr más rápido que el ritmo de 5k. En consecuencia, pierden su capacidad de generar potencia muscular explosiva, la eficiencia y la economía de carrera disminuyen y la forma empieza a fallar.

Aunque algunos entrenadores y publicaciones utilizan los términos indistintamente, entender la diferencia entre ambos es importante para apreciar cómo te beneficiarán los entrenamientos de desarrollo de la velocidad, especialmente porque son entrenamientos poco convencionales para un corredor de distancia.

Durante los entrenamientos de desarrollo de la velocidad, no te preocupas por mejorar tus sistemas metabólicos de energía (VO2 máximo, umbral de lactato, capacidad aeróbica); más bien, el objetivo es aumentar la cantidad máxima de fibras musculares de contracción rápida reclutadas para cada zancada y mejorar la velocidad a la que tu cerebro envía señales a tus músculos para que se activen (el sistema neuromuscular).

Consiga que sus hijos sean más rápidos hoy mismo

Dos factores que determinan la velocidad de carrera son la cadencia y la longitud de la zancada. Dado que los atletas se impulsan hacia adelante sólo cuando su pie está en contacto con el suelo, la fase de apoyo de la zancada de la carrera debe ser el foco de los programas de mejora de la velocidad.

La cadencia de zancada se refiere al número de zancadas realizadas por segundo, y la longitud de zancada se refiere a la distancia recorrida por cada zancada. El producto de estos factores proporciona una descripción matemáticamente precisa de la velocidad de carrera. El pensamiento tradicional ha sugerido que si uno de estos factores puede mejorarse manteniendo el otro constante, la velocidad de carrera aumentará. Por lo tanto, el entrenamiento de la velocidad se ha centrado en mejorar la cadencia de zancada, en mejorar la longitud de zancada o en mejorar ambas. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que, aunque la mejora de estos factores desempeña un papel en la determinación de la velocidad de carrera, pueden proporcionar al entrenador herramientas limitadas a la hora de desarrollar programas de entrenamiento de la velocidad.

Quizá te interese  ¿Cuántas calorías se queman andando en bici 1 hora?

En particular, el concepto de longitud de zancada, tradicionalmente medido como la distancia entre cada contacto sucesivo del pie, puede ser problemático. Centrarse demasiado en alargar artificialmente la zancada de un atleta puede dar lugar a colocar el pie por delante del centro de masa del atleta. Esta posición compromete la capacidad del atleta para generar fuerza y, en última instancia, reduce la velocidad de carrera. En su lugar, la longitud efectiva de la zancada debe ser el objetivo. Esta es la distancia recorrida por el centro de gravedad del atleta por zancada. Una longitud de zancada efectiva se genera aplicando una fuerza en el suelo (empujando desde el suelo) e impulsando al atleta hacia adelante en lugar de alcanzar hacia adelante con las piernas en un intento de tirar del atleta hacia adelante. Las capacidades de producción de fuerza del atleta son fundamentales para lograr una zancada y longitud óptimas y una velocidad máxima.

Sesión de entrenamiento de velocidad para jóvenes

Introducción. El baloncesto es un deporte de equipo que requiere varias habilidades motoras como la velocidad, la aceleración y los cambios bruscos de dirección en la carrera. La velocidad y la agilidad han demostrado [2, 14, 22, 25, 34, 32] estar entre las habilidades motrices más importantes y necesarias para los jugadores de baloncesto.

Stonkus y Kuklys [33] señalan que, a diferencia de otras habilidades motrices, la velocidad y la agilidad son las habilidades motrices más condicionadas genéticamente y son difíciles de entrenar, por lo que la edad infantil y adolescente es la más favorable para ello. Muchas investigaciones se han dedicado a establecer la mejor edad para el desarrollo de la velocidad y la agilidad, pero hay una falta de investigación sobre los mejores términos de edad para el desarrollo de las habilidades de velocidad y agilidad para los jugadores de baloncesto junior. Por lo tanto, el presente estudio se dedicó a este problema. Se supone que los estudios de la gran muestra de jóvenes jugadores de baloncesto (de 7 a 17 años) revelan la mejor edad para desarrollar las habilidades de velocidad y agilidad.

Quizá te interese  ¿Qué ejercicios puede hacer una mujer?

El mejor período de edad para el desarrollo de la velocidad y la agilidad es todavía discutible. Holm [19] distinguió tres mejores periodos de edad para entrenar la velocidad y la agilidad: la edad de 12-14 años para la habilidad de aceleración, la de 13 años para la velocidad con cambio de dirección de carrera y la de 15 años para la resistencia a la velocidad. Viru et al. [35], Balyi, Williams [7], Stafford [30] sugieren dos períodos de edad óptimos para que los chicos desarrollen la velocidad: 7-9 y 13-16 años. Según Borms [9], la velocidad se desarrolla mejor en los niños de 8 años y en los adolescentes de 12 a 15 años. Malina, Bouchard, Bar-Or [26] establecieron que los mejores periodos de edad para ello eran de 5 a 8 y de 13 a 17 años. Casperson, Pereira, Curran [26] sugieren que la mejor edad para el desarrollo de la velocidad y la agilidad es entre los 7 y los 11 años, ya que este índice empieza a disminuir a los 16-17 años.