He curado mi lipedema

Algunas mujeres simplemente no pueden perder peso, incluso con un régimen ideal de dieta y ejercicio. Si eres una de las muchas que se enfrentan a este problema, es posible que padezcas un lipedema, una enfermedad de acumulación de grasa. El lipedema es una enfermedad que provoca una acumulación desproporcionada de grasa en las piernas y los brazos.

El Dr. Amron explica que, en muchos casos, los pacientes con lipedema tienen un manguito alrededor de los tobillos, y que es diferente de la obesidad y de las piernas gordas. La obesidad es el sobrepeso, y las “piernas gordas” pueden ser sólo parte de una desproporción genética, pero con el lipedema, también hay prominencia de la hinchazón, comúnmente dolor, y un aspecto de columna en la pierna. El lipedema se observa tanto en individuos obesos como delgados.

El lipedema se da casi exclusivamente en mujeres y suele aparecer después de la pubertad, empeorando progresivamente. Afecta aproximadamente al 11% de la población femenina: 17 millones en EE.UU. y 370 millones de mujeres en todo el mundo. Normalmente, el lipedema tiene un componente de herencia genética.

A medida que el lipedema avanza, los pacientes experimentan una serie de síntomas que incluyen malestar, dolor, pesadez y entumecimiento. Estos síntomas empeoran cada vez más y empiezan a afectar a la movilidad y la calidad de vida de la persona, provocando una disminución de la capacidad para moverse con facilidad, lo que suele afectar también a la capacidad para hacer ejercicio. En las fases más avanzadas, puede llegar a postrar a los pacientes en una silla de ruedas, o incluso dejarlos en la cama.

Quizá te interese  ¿Cuándo se origino las artes marciales?

Tratamiento del lipedema

Gracias por acompañarnos en el cuarto artículo de la serie “Entender la fibrosis”. En el primer artículo, vimos los fundamentos de la fibrosis y su relación con el linfedema. Luego, examinamos los tipos de fibrosis y el tratamiento del flebolinfedema y del linfedema relacionado con el cáncer de mama.

Este artículo tratará los tipos de fibrosis y los tratamientos del linfedema. Esta información tiene fines educativos, y estos tratamientos deben ser prescritos y administrados por profesionales cualificados.

El lipedema, a veces llamado “síndrome de la grasa dolorosa”, es una enfermedad crónica que afecta principalmente a las mujeres. El lipedema se caracteriza por una acumulación simétrica y bilateral de grasa bajo la piel, conocida como tejido adiposo subcutáneo (SAT).

El SAT está presente normalmente en las personas, pero en las que padecen lipedema está inflamado, es doloroso y puede endurecerse y aumentar de tamaño progresivamente.    Es habitual que haya nódulos duros y dolorosos en el SAT del lipedema, cuyo tamaño puede ser desde el de un arroz hasta el de una nuez, o incluso mayor. El lipedema se observa con mayor frecuencia en la mitad inferior del cuerpo, excepto en los pies, que siguen siendo de tamaño normal en las primeras fases.

Lipedema sin dolor

El lipedema es un trastorno del tejido adiposo doloroso e infradiagnosticado, que se caracteriza por una hinchazón simétrica de las extremidades debida a la deposición de grasa subcutánea en las nalgas, los muslos, las piernas y los brazos, que evita la parte más distal de las extremidades. Aunque la etiología y la patogénesis del lipedema no están claras, se ha propuesto previamente el posible papel de factores hormonales y genéticos. Los pacientes con lipedema sufren dolor, facilidad para la aparición de hematomas, sensibilidad y desfiguración. El dolor es el principal síntoma del lipedema. Dado que el dolor está asociado a la depresión y al deterioro de la calidad de vida, la reducción del dolor es el principal enfoque terapéutico. El dolor en el lipedema se atribuye a la alodinia, a la señalización simpática exagerada y a los estrógenos. Aunque el mecanismo del dolor en el lipedema es incierto, un tratamiento eficaz del lipedema debería proporcionar una reducción satisfactoria del dolor. La eficacia del tratamiento conservador es objeto de debate. La liposucción tumescente microcanal es la opción terapéutica más eficaz para el lipedema. Existen numerosas pruebas de que este procedimiento reduce significativamente el dolor en los pacientes con lipedema.

Quizá te interese  ¿Cómo se toma la glutamina y para qué sirve?

Cirugía del lipedema

El lipedema, también conocido como lipoedema (y que no debe confundirse con el linfedema), es una enfermedad de las células grasas inflamadas que afecta principalmente a las mujeres. Provoca dolor y sensaciones anormales en los tejidos de las piernas, las caderas y las nalgas. También puede afectar a los brazos, aunque es menos frecuente.

Los pacientes con lipedema suelen tener las caderas y las piernas grandes en comparación con la cintura y la parte superior del cuerpo. Puede parecer que tienen las piernas hinchadas, pero sus pies siguen siendo de tamaño normal. La presión en las piernas puede causar un dolor importante, por lo que a los pacientes con lipedema les resulta incómodo recibir masajes en las piernas o llevar medias de compresión. Las fluctuaciones hormonales, como los ciclos menstruales, pueden empeorar los síntomas.

El tratamiento del lipedema requiere primero un diagnóstico preciso. Muchos profesionales sanitarios no están familiarizados con el lipedema. Si sospecha que tiene un lipedema pero no se lo han diagnosticado, puede considerar la posibilidad de acudir a un especialista vascular. Los especialistas vasculares suelen estar bien informados sobre las causas más comunes del dolor de piernas y pueden ayudar a descartar otras causas o factores que contribuyen a sus síntomas. El tratamiento típico del lipedema incluye: