Uso excesivo de los kegels

Los ejercicios de Kegel fortalecen el grupo de músculos denominados músculos del suelo pélvico (también conocidos como músculos PC, que son las siglas de pubococcígeo). Estos músculos se contraen y relajan alrededor de la vejiga y de la abertura de la vejiga a sus órdenes. Cuando estos músculos son débiles, pueden producirse pérdidas de orina. Puedes ejercitar estos músculos como cualquier otro músculo de tu cuerpo, y fortalecerlos puede ayudarte a reducir los síntomas. Es importante que realice estos ejercicios de forma correcta y constante para obtener el máximo beneficio después de la cirugía de cáncer de próstata.

* También puede imaginar que está intentando detener el flujo de orina. Si todavía no puede encontrar estos músculos, puede intentar orinar de verdad y luego tratar de ralentizar o detener el flujo de orina a mitad de camino sin utilizar los músculos de las piernas, los glúteos o el abdomen.

* Además, para los ejercicios más avanzados, podría considerar incorporar una serie de flexiones rápidas (1 segundo) a esta rutina de flexiones largas. Por ejemplo, realice 30 flexiones rápidas (1 segundo) rápidamente. A continuación, una contracción larga durante todo el tiempo que pueda. Luego repite. Añade más repeticiones a medida que te fortalezcas.

Comentarios

La Dra. Anna Cabeca es una experta en menopausia y salud sexual que actualmente trabaja en Georgia. Recibió su doctorado en medicina osteopática en ginecología y obstetricia de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory.

Tener unos músculos del suelo pélvico fuertes puede mejorar la salud sexual y la salud general de la vagina. Con la edad, las hormonas sexuales empiezan a disminuir de forma natural, lo que provoca el debilitamiento de los músculos y la sequedad de la vagina.Aunque esos cambios son inevitables, no tienen por qué afectar a nuestra calidad de vida (o a la calidad de nuestra vida sexual). Una forma de favorecer nuestro bienestar sexual es realizar los ejercicios de Kegel con regularidad y, lo que es más importante, asegurarnos de que los hacemos correctamente.

Para realizar correctamente los ejercicios del suelo pélvico, es importante saber exactamente dónde están los músculos. Para identificarlos, intente detener su micción a mitad de camino. Para ello, imagina que subes y juntas todos los músculos de la región pélvica. Si aún no estás segura, habla con tu ginecólogo o con un fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico y ten en cuenta este gráfico:

Ejercicios de Kegel en el embarazo

Si existiera un ejercicio que se realizara en 30 segundos, que no requiriera equipamiento, que no requiriera una cita con el médico antes de empezar y que tuviera beneficios físicos y posiblemente incluso sexuales, lo harías, ¿verdad?

Como uroginecólogo y codirector del Centro para la Salud Pélvica, estoy especializado en medicina pélvica femenina y cirugía reconstructiva. Animo a mis pacientes a que aprendan más sobre los kegels, quiénes deben hacerlos y por qué forman parte de un tratamiento de vanguardia para muchas afecciones.

Un kegel es un ejercicio de los músculos del suelo pélvico que puede fortalecer los músculos pélvicos, dar soporte a los órganos pélvicos y ayudar a controlar la incontinencia de orina, intestinos y gases. Aunque hay pocas pruebas científicas que lo demuestren, algunos médicos creen que también tiene potencial para hacer más placenteras las relaciones sexuales.

Ayudan a controlar las pérdidas de orina, gases o incontinencia fecal. También pueden mejorar los síntomas del prolapso de órganos pélvicos (una hernia que hace que las paredes vaginales se colapsen y sobresalgan, provocando que los órganos pélvicos desciendan de su posición anatómica normal).

Contracción de Kegel

Los ejercicios de Kegel no te ayudarán a tener mejor aspecto, pero hacen algo igual de importante: fortalecer los músculos que sostienen la vejiga. Unos músculos del suelo pélvico fuertes pueden contribuir en gran medida a evitar la incontinencia.

Estos ejercicios fueron desarrollados a finales de la década de 1940 por el Dr. Arnold H. Kegel, un ginecólogo estadounidense, como una forma no quirúrgica de evitar que las mujeres pierdan orina. También funcionan para los hombres que sufren incontinencia.

Aunque los ejercicios de Kegel en sí mismos son sencillos, encontrar los músculos adecuados para ejercitarlos no lo es. Un tercio o más de las mujeres y los hombres que practican los ejercicios de Kegel trabajan en realidad los músculos abdominales, los glúteos o la parte interna de los muslos. No aprovechan los beneficios de los ejercicios.

Apunta alto.  Intente realizar al menos entre 30 y 40 ejercicios de Kegel al día. Repartirlos a lo largo del día es mejor que hacerlos todos a la vez. Dado que se trata de ejercicios sigilosos que nadie nota salvo tú, intenta hacer algunos a escondidas mientras esperas en un semáforo, en un ascensor o en la cola del supermercado.

Si tiene pérdidas de orina al toser, estornudar, reírse, agacharse o levantar algo pesado (incontinencia de esfuerzo), hacer uno o varios ejercicios de Kegel antes de un “desencadenante” puede ser suficiente para evitar las pérdidas. Si tienes ganas de orinar y dudas de que vayas a llegar al baño, hacer Kegels puede llevarte al baño de forma segura.