Cómo hacer crecer unas pantorrillas enormes

Aunque no es un músculo tan grande en las piernas, es sorprendente el desarrollo de las pantorrillas en el aspecto de tus piernas, ya sea en el escenario o simplemente caminando. Si no están bien entrenadas, toda la pierna tiene un aspecto extraño.

También me sorprende lo poco que se entrenan las pantorrillas en el gimnasio. Los que sí entrenan las piernas se limitan a hacer cuádriceps e isquiotibiales y se dan por satisfechos. Si piensan en las pantorrillas, ya lo harán otro día.

Aunque es cierto que el desarrollo de las pantorrillas es genético en su mayor parte, ciertamente no crecerán si no son una prioridad. Todavía puedes conseguir unas pantorrillas que te hagan pensar en pasear en pantalón corto en enero

Las pantorrillas, también conocidas como tríceps surae, se componen de tres cabezas procedentes de dos músculos. Son el sóleo y el gastrocnemio. Para entender mejor cómo puedes hacerlas crecer, vamos a adentrarnos en qué son estos músculos y cómo funcionan. El sóleo, en concreto, desempeña un papel importante en la bipedestación; si no fuera por su tirón constante, el cuerpo caería hacia delante. Va desde justo debajo de la rodilla hasta el talón.

Con qué frecuencia se entrenan las pantorrillas

Algunas personas nacen con dinero, otras nacen con un intelecto asombroso, y luego están los que han sido bendecidos con pantorrillas enormes. ¿No odias a esas personas? Tal vez odiar sea una palabra demasiado fuerte, pero ciertamente envidio a esos culturistas que rara vez necesitan levantar las pantorrillas y, sin embargo, muestran un músculo grueso y desarrollado desde la rodilla hasta el tobillo.

Quizá te interese  ¿Cuáles son los mejores ejercicios de cardio?

Hay muchos de esos tipos (y chicas) por ahí. Lo más sorprendente es que algunos de ellos no son culturistas, ni siquiera se preocupan por sus pantorrillas. Dicho esto, la falta de genética no siempre es la culpable cuando se trata de lucir unas pantorrillas poco impresionantes. La mayoría de las veces también se debe a que se entrenan como algo secundario y no como un músculo importante.

Así que si tus padres no te han transmitido el “gen de las pantorrillas de Mike Matarazzo”, eso no significa que no puedas desarrollar cantidades formidables de músculo en la parte inferior de las piernas. A veces, son los trabajadores más duros e inteligentes los que salen adelante por encima de los genéticamente dotados. Si ignoras las pantorrillas o sólo haces un par de series flojas al final de tus entrenamientos, es hora de que empieces a tratar la zona de debajo de las rodillas con más respeto.

Cómo conseguir unas piernas más grandes

Consejo Caliente siempre el entrenamiento de fuerza caminando o trotando lentamente durante al menos 10 minutos. Utiliza la forma adecuada y mantente concentrado en lo que estás haciendo en todo momento. Estire las pantorrillas al final de cada entrenamiento de pantorrillas para favorecer la amplitud de movimiento del tobillo.

La carrera básica fortalecerá toda la pierna. Para trabajar más las pantorrillas, añade entrenamientos de sprints una vez a la semana. Después de haber calentado y de haber corrido al menos 20 minutos, haz un sprint de 30 a 60 segundos. Recupérate caminando o trotando lentamente de 30 a 60 segundos. Repite el ciclo de sprint-recuperación de cuatro a ocho veces.

Quizá te interese  ¿Qué partes del cuerpo se trabajan con la bicicleta?

Busca un tramo suave en la playa, el campo de golf o el campo de fútbol. Después de haber calentado corriendo durante al menos 10 ó 20 minutos, quítate las zapatillas y corre descalzo durante 10 ó 20 minutos. Te sorprenderá el entrenamiento que reciben tus pantorrillas cuando corres descalzo.

Saltar a la cuerda te obliga a mantenerte de puntillas, lo que hace trabajar los músculos de la pantorrilla. Salta a la cuerda durante 1 ó 2 minutos como calentamiento antes de tu entrenamiento diario de correr, montar en bicicleta o nadar. Aumenta hasta 5 ó 10 minutos de saltos.

Entrenamiento de pantorrillas

Esos primeros pasos temblorosos desde la cama hasta el baño por la mañana son el gastrocnemio (el músculo de dos cabezas que sobresale de la parte posterior de la pierna) y el sóleo (el músculo que está justo debajo, que se extiende hasta el talón) trabajando en conjunto para estabilizar el peso del cuerpo. Es una tarea que llevan a cabo todo el día, todos los días, desde que tu pequeño empezó a caminar.

Añadir músculo a cualquier parte del cuerpo requiere disciplina, un esquema de entrenamiento diverso y una dieta consciente. Pero es objetivamente más fácil construir, por ejemplo, tríceps más grandes que pantorrillas más grandes. ¿Por qué? Porque en el día a día no hay demasiadas oportunidades de realizar dips o skull crushers. Así que una vez que se introduce el cuerpo en un programa de ejercicios diligente, el progreso inmediato y tangible tiende a seguir.

No existe tal garantía cuando se entrenan las pantorrillas. Los músculos de tus extremidades inferiores ya reciben demasiada acción; están acostumbrados a subir escaleras, a la picada de una carrera. Han alcanzado una especie de zona de confort endurecida. No es de extrañar, pues, que la atracción de los implantes de pantorrillas sea una famosa trama B en un episodio de Entourage, o que ciertos hombres parezcan saber que fueron “dotados” con pantorrillas de tronco de árbol, y otros, en los días en los que se pueden hacer fotos, lleven pantalones por miedo a que sus piernas de tallo de maíz desfilen por las redes sociales.

Quizá te interese  ¿Qué ejercicios puedo hacer con un palo de escoba?