Cómo nadar la braza más rápido

Dado que la braza es la única brazada que se nada de espaldas, es posible que no tengas la misma fuerza en la espalda que en el estómago. Los ejercicios de estabilidad que requieren que estés de espaldas te darán la oportunidad de trabajar la posición correcta del cuerpo que se trasladará a tu tiempo en el agua.

Un buen ejercicio para empezar es la sujeción en hueco, que es similar a la posición aerodinámica. Aunque parece bastante simple, mantener esta posición durante cualquier cantidad de tiempo despertará tus sentidos de estabilidad. La clave más importante es mantener la parte inferior de la espalda firmemente pegada al suelo. Si sientes que tu espalda baja empieza a arquearse, estás perdiendo la posición correcta del cuerpo.

Una vez que hayas dominado la postura hueca, la siguiente progresión es añadir el movimiento de las extremidades con la base de una columna vertebral estable. ¿Te resulta familiar? En su forma más simple, la natación de espalda requiere una columna vertebral estable con el movimiento de las extremidades. Desglosarlo mentalmente en estas partes puede ayudarte a superar las mesetas. Uno de mis ejercicios favoritos para esto es el deadbug con banda. Esto te desafiará a mantener la estabilidad mientras añades movimiento. La banda también aumentará el compromiso de los brazos durante todo el movimiento.

Nadar suave de espaldas

Aprender a flotar bien de espaldas es el primer paso para sentirse cómodo en la natación de espaldas. Una buena alineación de la columna vertebral y la tensión del núcleo no sólo mejoran la comodidad en la espalda, sino que también pueden contribuir a una natación de espalda eficaz. El objetivo de los siguientes ejercicios para la posición del cuerpo en la natación de espalda es experimentar una flotación positiva en la espalda sobre la que se pueda construir una buena natación de espalda.

Quizá te interese  ¿Cómo usar una faja para el gym?

Puedes comprobarlo poniéndote de pie contra una pared y presionando cada centímetro de tu columna vertebral contra la pared. Estira la mano hacia atrás y trata de deslizarla entre la pared y la parte baja de la espalda. Si lo consigues, tienes que girar la pelvis más hacia delante para cerrar este hueco. Compruebe lo mismo detrás de su cuello. No debe quedar ningún espacio. Tómate tu tiempo para analizar qué músculos estás involucrando para lograr tu columna recta, y luego, hazlo en el agua.

Puede que estés logrando la contracción abdominal necesaria levantando la parte superior del cuerpo, en lugar de girar la pelvis hacia delante. Es importante utilizar la pelvis para contraer los músculos abdominales, porque necesitas que la parte superior del cuerpo se mantenga alineada en la dirección en la que vas.

Técnica de natación en mariposa

La cabeza debe mantenerse en una posición neutra, mirando al techo directamente por encima de ti. Esta posición también te ayuda a mantenerte lo más alto posible en el agua. Mantén el cuello relajado y ten cuidado de no mantener la cabeza demasiado alta, ya que esto te causará un esfuerzo innecesario y te ralentizará.

Otra técnica consiste en respirar en cada brazada: inhalar rápidamente al principio de la recuperación del brazo, seguido de una exhalación más lenta durante el resto de la recuperación del brazo. Comprueba qué técnica te funciona mejor. Es importante que te sientas lo más cómodo posible en el agua.

Mira el vídeo de arriba para visualizar la técnica de patada perfecta. Mantén el pie relajado, extiende los tobillos y apunta con los dedos de los pies, luego dobla ligeramente las rodillas mientras el pie se mueve hacia el fondo de la piscina.

Quizá te interese  ¿Que se trabaja con el entrenamiento funcional?

Cuando el pie se acerque a la superficie, estira la pierna y mantén los dedos de los pies en punta. Recuerda siempre dar la patada desde la cadera y no desde la rodilla: esto maximizará la potencia de la patada y te dará una mayor propulsión.

Qué hace a un buen nadador de espalda

La espalda es la tercera brazada más rápida, después de la mariposa y el estilo libre, y es también una de las brazadas más complejas debido al hecho evidente de que se nada de espaldas. En el artículo de hoy veremos cómo puedes mejorar esta brazada sin tener que nadar más, sino que echaremos un vistazo a algo de lo que probablemente hayas oído hablar antes, llamado Entrenamiento en Tierra Seca.

El entrenamiento en tierra firme implica el uso de una serie de ejercicios diferentes para fortalecer grupos musculares importantes, así como para desarrollar la fuerza funcional y explosiva que puede ayudarte a nadar más rápido. El entrenamiento en tierra firme también puede referirse a diferentes actividades de mejora de la flexibilidad y la movilidad, como el yoga, los estiramientos y los ejercicios de espuma, o incluso cosas como los ejercicios de respiración.

La cuestión es que se trata de convertirte en un mejor nadador de alguna manera, sin pasar más tiempo en el agua. Hoy vamos a ver cómo puedes mejorar tu fuerza y potencia para mejorar la natación de espalda.