Músculos elípticos implicados

Posición de la espalda. Asegúrate de que tu espalda está recta y mira al frente. No mire a los pies durante el entrenamiento, ya que puede redondear su espalda. No te encorves ni mantengas los hombros en alto durante el entrenamiento para evitar el dolor de cuello.

– Los músculos de la parte inferior del cuerpo (en rojo en el diagrama) trabajan continuamente, especialmente los glúteos, los isquiotibiales (justo debajo de las nalgas), los cuádriceps (en la parte delantera de los muslos) y las pantorrillas (en la parte trasera de los muslos).

– Los músculos de la parte superior del cuerpo (en amarillo en el diagrama) que trabajan cuando los brazos están en movimiento (las manos en la mancuerna móvil) son: los bíceps y los músculos de la espalda cuando tiran de las mancuernas móviles, los tríceps y los pectorales cuando empujan las mancuernas móviles, y los abdominales y los pectorales utilizados para mantener el equilibrio.

Nuestro consejo. ¡Vayan variando para animar su entrenamiento! Un poco de pedaleo hacia delante, luego unos minutos de pedaleo con las manos en el manillar fijo, luego un poco de pedaleo hacia atrás, etc. (ver más abajo los programas de entrenamiento cardiovascular con ejercicios prácticos).

Elíptica

Sin embargo, si quieres perder peso por ti mismo, tienes que prescindir de estos dos protocolos, que están a tu disposición si consultas a un dietista. Por lo tanto, además de “cuánto” perder peso, es importante tener claro “cómo” perder peso reduciendo los riesgos mencionados anteriormente.

¿Qué significa “bajo en calorías”? Simplemente que aporta menos calorías de las que consume. Esto se debe a que la “eliminación” del contenido adiposo sólo tiene lugar cuando hay un balance calórico negativo.

¿Pero por cuánto? Para la mayoría de las personas, una pérdida de peso satisfactoria y segura sería de unos 3 kilogramos (kg) cada 30 días. Los grandes obesos o enfermos (pacientes cardíacos, EPOC, etc.) a los que les convendría perder peso pueden acelerar el proceso incluso de forma drástica; por el contrario, las personas de peso normal que buscan un “retoque” estético pueden reducirlo de forma significativa, para limitar la “erosión” muscular.

El movimiento del cuerpo en la elíptica requiere un gasto energético muscular y metabólico, que se satisface con el consumo de hidratos de carbono (procedentes de la glucosa sanguínea y del glucógeno muscular) y de grasas (procedentes de los triglicéridos sanguíneos y de la grasa); en una medida limitada, se utilizan aminoácidos ramificados en el músculo u otros a través de la vía de la neoglucogénesis en el hígado.

Aplicación de entrenamiento elíptico

Un entrenamiento a intervalos eficaz para quemar grasa y reafirmar los músculos requiere el equipo adecuado, y ¿qué mejor manera de entrenar que ir al gimnasio con regularidad para utilizar el equipo proporcionado?

Cuando empieces a pedalear, tus brazos deben seguir los movimientos de las mancuernas en movimiento para que los músculos de la parte superior del cuerpo y de los brazos también trabajen, mientras que tus pies deben empujar hacia abajo los pedales, ejerciendo presión sobre los talones para no sobrecargar la parte delantera de los tobillos.

Bien, ahora que te hemos instruido en el uso correcto del equipo, sólo nos queda desearte un “buen entrenamiento”, y en caso de que quieras comprar la mejor elíptica para tus necesidades para poner en práctica nuestros consejos, echa un vistazo a la sección especial de nuestra web.

Beneficios de la elíptica

En concreto, esta máquina también es útil para fortalecer y adelgazar los abdominales. Aunque básicamente hay que mover los brazos y las piernas, hay que utilizar los abdominales para mantener el equilibrio y coordinar las brazadas.

Presta atención a la coordinación y no muevas los brazos y las piernas al mismo tiempo. Mantente erguido y no fuerces la espalda, y sobre todo no extiendas los codos, ya que esto te obligará a hacer un movimiento erróneo.

Se trata de una herramienta excelente para perder peso, y especialmente para perderlo de manera uniforme. De hecho, recuerda siempre no entrenar sólo una parte, sino realizar ejercicios que toquen todos los músculos.

Si, por el contrario, ves que el ejercicio que estás haciendo no produce el más mínimo aumento del pulso, es evidente que no te estás esforzando lo suficiente y es probable que el ejercicio no tenga ningún efecto.