Escalera mecánica

Un pasillo rodante, también conocido como autowalk,[1] pavimento rodante,[2] acera rodante,[3] people-mover, travolator,[4] o travelator,[5] es un mecanismo transportador de movimiento lento que transporta a las personas a través de un plano horizontal o inclinado a lo largo de una distancia corta o media[6] Los pasillos rodantes pueden utilizarse de pie o caminando sobre ellos. Suelen instalarse en parejas, una para cada dirección.

La primera pasarela móvil debutó en la Exposición Universal de 1893, en Chicago (Illinois), en Estados Unidos, con el nombre de The Great Wharf Moving Sidewalk, y fue diseñada por el arquitecto Joseph Lyman Silsbee. Tenía dos divisiones diferentes: una en la que los pasajeros estaban sentados y otra en la que los pasajeros podían estar de pie o caminar. Seis años más tarde, en la Exposición Universal de París de 1900, se presentó también una pasarela móvil con el nombre de Rue de l’Avenir. La pasarela constaba de tres plataformas elevadas, la primera estaba inmóvil, la segunda se movía a una velocidad moderada y la tercera a unos diez kilómetros por hora (seis millas por hora). Estas demostraciones probablemente sirvieron de inspiración para algunos de los escenarios de H. G. Wells mencionados en la sección “Ciencia Ficción” más adelante.

Camilla

El pie zambo es una deformidad en la que el pie de un bebé está girado hacia dentro, a menudo de forma tan severa que la parte inferior del pie mira hacia los lados o incluso hacia arriba. Aproximadamente uno de cada 1.000 niños nacidos vivos tendrá un pie zambo, lo que lo convierte en una de las deformidades congénitas (presentes al nacer) más comunes del pie.

Quizá te interese  ¿Cuál es la forma correcta de ponerse los audifonos?

El pie zambo no es doloroso durante la infancia. Sin embargo, si el pie zambo de su hijo no se trata, el pie permanecerá deformado y no podrá caminar con normalidad. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños pueden disfrutar de una amplia gama de actividades físicas sin apenas dejar rastro de la deformidad.

Aunque el pie zambo se diagnostica al nacer, muchos casos se detectan por primera vez durante una ecografía prenatal. En aproximadamente la mitad de los niños con pie zambo, ambos pies están afectados. Los niños tienen el doble de probabilidades que las niñas de padecer la deformidad.

En las extremidades afectadas por el pie zambo, el pie y la pierna son ligeramente más cortos de lo normal, y la pantorrilla es más delgada debido al escaso desarrollo de los músculos. Estas diferencias son más evidentes en los niños con pie zambo en un solo lado.

Dispositivo de extricación Kendrick

Un pie o tobillo roto es doloroso. Incluso después de que el dolor desaparezca, mantener el peso del pie lesionado puede limitar su movilidad. ¿Cómo elegir el dispositivo de movilidad adecuado? Hemos investigado por usted. Encuentre la opción que mejor se adapte a sus necesidades.

Las muletas son la ayuda menos costosa. Son ligeras y pequeñas, lo que facilita su transporte. Basta con meterlas en el coche y salir. Su tamaño también facilita su uso en espacios reducidos, como el baño. También puedes utilizarlos en las escaleras. ¿Otra ventaja? Las muletas fortalecen los brazos y ejercitan también la pierna no lesionada.

Quizá te interese  ¿Cuánto vale una bicicleta de gimnasia?

Las muletas tienen algunos aspectos negativos. Su uso requiere fuerza en la parte superior del cuerpo y una buena capacidad de equilibrio. De lo contrario, corres el riesgo de caerte y lesionarte aún más. Las muletas ofrecen menos estabilidad que una silla de ruedas o un andador de rodilla. Esto significa que puede ser difícil utilizarlas si está resbaladizo por la lluvia o la nieve. Además, aunque un ajuste adecuado debería reducir el dolor, la presión puede causar dolor en los hombros, brazos o manos. Al tener que usar las dos manos para moverse, es difícil sujetar objetos mientras se camina, especialmente bebidas que pueden derramarse.

Sinónimos de escaleras mecánicas

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Los pies están hechos para caminar, correr, saltar, mantener el equilibrio, trepar y mucho más, por lo que no es de extrañar que sean tan complejos. De hecho, el pie alberga un total de 28 huesos -casi una cuarta parte de todos los huesos del cuerpo-, así como 30 articulaciones y más de cien músculos, ligamentos y tendones.

Todas estas estructuras trabajan juntas para llevar a cabo dos importantes funciones: soportar el peso y la propulsión. Además, el pie debe ser flexible para poder adaptarse a las superficies irregulares y mantenerse estable. Esta es una de las razones por las que cada pie tiene tantos huesos y articulaciones.

Quizá te interese  ¿Cuando se tiene relaciones crecen los senos?

Este artículo ofrece una breve descripción de las estructuras del pie y de su funcionamiento conjunto. También examina algunos problemas comunes que pueden surgir por el uso excesivo, las lesiones o el desgaste normal del pie.