Trucos de yoga

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Las posturas de yoga (también llamadas asanas) son el núcleo de la práctica física. Aunque hay muchos tipos diferentes de yoga, encontrará similitudes en la mayoría de los linajes. Hay familias o agrupaciones de posturas de yoga que se centran en partes específicas del cuerpo o en resultados previstos. Como el yoga está en constante expansión, siempre hay algo que explorar dentro y fuera de la esterilla de yoga.

Aunque cada postura de yoga tiene un enfoque específico, es la práctica consistente de una amplia variedad de posturas lo que construye una práctica completa, que a su vez ofrece los mayores beneficios físicos y mentales.

Los principales tipos de posturas son los siguientes, y hay, por supuesto, un gran solapamiento entre ellos. Por ejemplo, una postura como la del rey bailarín (natarajasana) es una postura de equilibrio de pie sobre la espalda. En general, cuantos más elementos se combinen en una misma postura, más difícil será.

Todas las posturas de yoga con imágenes

A medida que se envejece, es natural que el cuerpo y la mente experimenten un cierto grado de cambios físicos que pueden conducir a la fatiga. Las articulaciones empiezan a oxidarse, los reflejos se ralentizan, el cuerpo empieza a perder su elasticidad, los músculos se debilitan y la mente también muestra signos de agotamiento.

Quizá te interese  ¿Cuántos globos se necesitan para levantar un kilo?

Las asanas o posturas del yoga son conocidas por ser la forma casi perfecta de garantizar la fuerza, la flexibilidad, la estabilidad, la movilidad y el bienestar. He aquí cinco posturas fáciles de yoga que deberías incorporar a tu rutina matutina.

Qué es el yoga

Una asana es una postura, ya sea del hatha yoga tradicional o del yoga moderno;[1] el término deriva de la palabra sánscrita que significa “asiento”. Aunque muchas de las asanas más antiguas mencionadas son efectivamente posturas sentadas para la meditación, las asanas pueden ser de pie, sentadas, con balanceo de brazos, giros, inversiones, flexiones hacia delante, flexiones de espalda o reclinadas en posición prona o supina. Las escuelas de yoga que compiten entre sí han dado a las asanas diversos nombres en inglés[2].

El número tradicional de asanas es el simbólico 84, pero diferentes textos identifican diferentes selecciones, a veces enumerando sus nombres sin describirlas[3][a] Algunos nombres se han dado a diferentes asanas a lo largo de los siglos, y algunas asanas han sido conocidas por una variedad de nombres, lo que dificulta su rastreo y la asignación de fechas. [5] Por ejemplo, el nombre Muktasana se da ahora a una variante de Siddhasana con un pie delante del otro, pero también se ha utilizado para Siddhasana y otras posturas de meditación con las piernas cruzadas. [6] Como otro ejemplo, la postura de la cabeza se conoce ahora con el nombre del siglo XX Shirshasana, pero un nombre más antiguo para la postura es Kapalasana [3] [7] A veces, los nombres tienen el mismo significado, como con Bidalasana y Marjariasana, ambos significan Postura del Gato [8] [9].

Quizá te interese  ¿Qué se refiere con limitaciones?

Posturas de yoga sentadas

Un asana es una postura corporal, originalmente y todavía un término general para una pose de meditación sentada,[1] y más tarde extendida en el hatha yoga y el yoga moderno como ejercicio, a cualquier tipo de posición, añadiendo posturas reclinadas, de pie, invertidas, de torsión y de equilibrio. Los Yoga Sutras de Patanjali definen “asana” como “[una posición que] es estable y cómoda”[2] Patanjali menciona la capacidad de sentarse durante periodos prolongados como uno de los ocho miembros de su sistema[2] Las asanas también se denominan poses de yoga o posturas de yoga en inglés.

El Goraksha Sataka del siglo X u XI y el Hatha Yoga Pradipika del siglo XV identifican 84 asanas; el Hatha Ratnavali del siglo XVII proporciona una lista diferente de 84 asanas, describiendo algunas de ellas. En el siglo XX, el nacionalismo indio favoreció la cultura física como respuesta al colonialismo. En ese entorno, pioneros como Yogendra, Kuvalayananda y Krishnamacharya enseñaron un nuevo sistema de asanas (que incorporaba sistemas de ejercicio además del hatha yoga tradicional). Entre los alumnos de Krishnamacharya se encontraban influyentes profesores indios de yoga, como Pattabhi Jois, fundador del Ashtanga vinyasa yoga, y B.K.S. Iyengar, fundador del yoga Iyengar. Juntos describieron cientos de asanas más, revivieron la popularidad del yoga y lo llevaron al mundo occidental. Se han ideado muchas más asanas desde la publicación de Iyengar en 1966 de Light on Yoga, que describía unas 200 asanas. Cientos más fueron ilustradas por Dharma Mittra.