¿Qué tipo de meditación es mejor para mí?

puede ayudarte a concentrarte y a sentirte más conectado con el momento presente. Al hacerlo, también puede beneficiar a su salud al reducir el estrés, lograr una mayor conciencia de sí mismo y mejorar su tolerancia al dolor.  Hay muchos tipos diferentes de meditación. En este artículo, explicamos cinco de los tipos más comunes y los beneficios que ofrecen.

Meditación de atención plenaEn pocas palabras, la meditación de atención plena es el acto básico de ser consciente -o estar atento- a lo que estás haciendo en el momento presente. Por ejemplo, puedes practicar la atención plena mientras paseas a tu perro, te cepillas los dientes o lavas los platos.  Eso significaría que estás 100% involucrado en la actividad que estás haciendo y no piensas en ninguna distracción, ni te estresas por el pasado, ni te preocupas por el futuro.  Sin embargo, muchas personas pueden tener problemas con esto. Por eso los principiantes suelen empezar con una meditación más formal.

meditación.  Esta práctica consiste en reservar un tiempo para sentarse y concentrarse en la respiración, y puede ser de tan sólo cinco minutos al día. Sólo tienes que encontrar una silla, un sofá o un lugar en el suelo donde puedas sentarte cómodamente, cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración.

Meditación con mantras

Los artículos de Verywell Mind son revisados por profesionales de la salud mental. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La meditación puede definirse como un conjunto de técnicas destinadas a fomentar un estado de conciencia elevado y una atención concentrada. La meditación es también una técnica de cambio de conciencia que ha demostrado tener un amplio número de beneficios sobre el bienestar psicológico.

Presentado por la redactora jefe y terapeuta Amy Morin, LCSW, este episodio del podcast The Verywell Mind, con el presentador de ‘Good Morning America’ Dan Harris, comparte un rápido proceso paso a paso para que los principiantes prueben la meditación. Haga clic abajo para escuchar ahora.

La conciencia se compara a menudo con una corriente, que se desplaza y cambia suavemente a medida que pasa por el terreno. La meditación es un medio deliberado para cambiar el curso de esta corriente y, a su vez, alterar la forma en que percibes y respondes al mundo que te rodea.

Historia de la meditación

Los meditadores experimentados están de acuerdo: una práctica de meditación diaria puede tener importantes beneficios para la salud mental y física. ¿Pero hay algo en lo que probablemente no estén de acuerdo? Los tipos de meditación más eficaces. Eso es simplemente porque es diferente para cada persona. Después de todo, hay literalmente cientos de técnicas de meditación que abarcan prácticas de diferentes tradiciones, culturas, disciplinas espirituales y religiones. No existe un tipo de meditación “mejor” o “más eficaz” universalmente aceptado, sino que son nuestras preferencias individuales las que nos ayudan a elegir la (o las) que mejor nos funcionan. A continuación te presentamos un desglose de algunos de los tipos de meditación más populares para que puedas empezar.

En la meditación no guiada -también llamada meditación silenciosa- meditas solo, sin que nadie te explique el proceso. Para algunas personas, la meditación no guiada consiste simplemente en sentarse en silencio y prestar atención al cuerpo y a los pensamientos durante un periodo de tiempo determinado. Para otros, supone utilizar algunas de las técnicas que han aprendido en prácticas guiadas anteriores (ver más abajo).

Meditación trascendental

Los artículos de Verywell Mind son revisados por profesionales de la salud mental. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La meditación se recomienda ampliamente como una práctica que mejora la salud, y por buenas razones. Proporciona muchos beneficios positivos, desde la reducción de los síntomas del estrés hasta el alivio de dolencias físicas como los dolores de cabeza e incluso la mejora de la inmunidad a las enfermedades.  Entre los beneficios para la salud y el hecho de que es gratuita y requiere tan sólo cinco minutos, es fácil ver por qué la meditación se ha convertido en un complemento popular de la medicina convencional.

Los investigadores suelen clasificar las técnicas de meditación en dos categorías diferentes: concentrativas y no concentrativas. Las técnicas concentrativas implican centrarse en un objeto concreto que generalmente está fuera de uno mismo, como la llama de una vela, el sonido de un instrumento o un mantra. Por otro lado, la meditación no concentrativa puede incluir un enfoque más amplio, como los sonidos del entorno, los estados internos del cuerpo e incluso la propia respiración. Hay que tener en cuenta que estas técnicas pueden solaparse: la meditación puede ser tanto concentrativa como no concentrativa.