Por qué enfriar después del entrenamiento

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y cuando se realizan actualizaciones importantes. Más información.

Todas tus carreras deberían empezar con un calentamiento y terminar con un enfriamiento. Estos dos finales de carrera te ayudarán a preparar tus músculos para que tengan un rendimiento óptimo, y también te ayudarán a recuperarte al final de tu entrenamiento.

Cuando empiezas a calentar, los vasos sanguíneos se dilatan. Debido a este aumento del flujo sanguíneo, tus músculos se preparan con oxígeno y están listos para rendir al máximo. El flujo sanguíneo también aumenta la temperatura de los músculos. Este calor prepara los músculos para mejorar su flexibilidad.

Permitir que el ritmo cardíaco aumente gradualmente es beneficioso para el corazón. En lugar de exigir inmediatamente el máximo rendimiento cardíaco al empezar a correr a toda velocidad, el calentamiento permite que la frecuencia cardíaca aumente gradualmente.

El enfriamiento mantiene la sangre fluyendo por todo el cuerpo. Detenerse repentinamente puede provocar mareos, ya que la frecuencia cardíaca y la presión arterial pueden descender rápidamente. El enfriamiento lento permite que desciendan gradualmente.

Calentamiento aeróbico

El “calentamiento” es una parte del estiramiento y la preparación para el esfuerzo físico o una actuación mediante el ejercicio o la práctica suave de antemano, que suele realizarse antes de una actuación o práctica. Los atletas, los cantantes, los actores y otras personas calientan antes de forzar sus músculos. Se cree que prepara a los músculos para acciones vigorosas y que previene los calambres musculares y las lesiones debidas al sobreesfuerzo.

Quizá te interese  ¿Cómo bajar de peso rápido y efectivo en una semana?

Un calentamiento suele consistir en un aumento gradual de la intensidad de la actividad física (un “aumento del pulso”), ejercicios de movilidad articular y estiramientos, seguidos de la actividad. Por ejemplo, antes de correr o de practicar un deporte intenso, los atletas pueden trotar lentamente para calentar sus músculos y aumentar su ritmo cardíaco. Es importante que el calentamiento sea específico para la actividad, de modo que se activen los músculos que se van a utilizar. Los riesgos y beneficios de combinar los estiramientos con el calentamiento son discutibles, aunque en general se cree que el calentamiento prepara al deportista tanto mental como físicamente.

Los psicólogos, educadores, cantantes y profesionales similares utilizan el calentamiento en las sesiones terapéuticas o de aprendizaje antes de empezar o después de un descanso; estos calentamientos pueden incluir ejercicios vocales y físicos, juegos interactivos y de improvisación, juegos de rol, etc. Un calentamiento vocal puede ser especialmente importante para los actores y cantantes.

Ejercicio dinámico

El calentamiento y los estiramientos adecuados son importantes para los oficiales de competición porque ambos pueden ayudar a reducir el riesgo de lesiones y mejorar el rendimiento. El calentamiento también reduce la presión arterial y aumenta el flujo sanguíneo al corazón, lo que reduce el riesgo de infarto.

El calentamiento mejora el ritmo de las contracciones musculares, disminuye el tiempo de reacción, aumenta la temperatura del músculo haciendo que el tejido sea más elástico y aumenta la circulación en los músculos, lo que supone un mayor suministro de oxígeno. A pesar de la falta de documentación científica, parece que todos estos cambios tienen como resultado una mejora del rendimiento y una disminución del riesgo de lesiones.

Quizá te interese  ¿Cuál es el peso normal de la prensa de piernas?

El calentamiento puede realizarse de varias maneras: calentamiento pasivo, activo y general, y calentamiento activo y específico. El calentamiento pasivo implica el uso de duchas o bañeras de hidromasaje calientes, almohadillas térmicas, saunas, masajes o cremas analgésicas. Se ha demostrado que los métodos de calentamiento pasivo no penetran lo suficiente en el tejido muscular como para provocar un aumento significativo de la temperatura en los músculos que realizan la mayor parte del trabajo durante la actividad. De hecho, las técnicas de calentamiento pasivo pueden provocar una dilatación de los vasos sanguíneos cercanos a la piel, alejando la sangre de los músculos. La reducción del flujo sanguíneo a los músculos provoca una disminución del rendimiento y un mayor riesgo de lesiones. El calentamiento pasivo nunca debe ser el único método de calentamiento antes de la actividad.

Ejercicios de calentamiento de la parte inferior del cuerpo

Un buen calentamiento puede mejorar nuestra capacidad de rendimiento, siempre que lo adaptes a tu entrenamiento y prestes atención a cuándo lo haces. Aquí desglosamos todo lo que necesitas saber para calentar bien. Bonus: ejercicios gratuitos para calentar en el gimnasio y en casa.

Este término engloba los pequeños movimientos que realizamos a una intensidad moderada para elevar nuestra temperatura corporal. Un buen programa de calentamiento utiliza el mayor número posible de grupos musculares y activa el sistema cardiovascular. El objetivo es estimular la circulación sanguínea, lo que permite a los músculos obtener más oxígeno y nutrientes para que puedan rendir mejor. Te prepara para un entrenamiento tanto física como mentalmente, para que puedas sacar el máximo partido.

Hay dos tipos de calentamiento: el general, que activa todo el cuerpo y no depende del tipo de entrenamiento que se realice, y el específico, que prepara al deportista para las necesidades concretas relacionadas con su disciplina.

Quizá te interese  ¿Qué es un anabolizante natural?

A algunos les basta con ponerse las zapatillas y estar listos para empezar. Incluso si eso es cierto para ti, una cosa es segura: el calentamiento prepara las articulaciones, los músculos y la circulación sanguínea para el esfuerzo que supone el entrenamiento. También aumenta tu capacidad de concentración y te mantiene mentalmente preparado cuando llega el momento de hacer el esfuerzo.