Ejercicio de flexibilidad corporal

La flexibilidad es la capacidad de las articulaciones, o de un grupo de articulaciones, y de los músculos para moverse a través de una gama de movimientos eficazmente sin restricciones y sin dolor. Los beneficios de la flexibilidad son muchos, y el aumento de la misma mejorará drásticamente su calidad de vida a largo plazo. La flexibilidad puede parecer esquiva para la mayoría, reservada sólo para aquellos que practican deportes que la requieren. Tal vez parezca algo con lo que sólo nacen unas pocas personas y que no se puede conseguir. Pero esa es una idea errónea, porque cualquiera puede ser flexible mediante ejercicios de flexibilidad.

La necesidad de ser flexible no está reservada a los deportistas, sino a todas las personas, especialmente a medida que envejecen.  Los mayores beneficios son la movilidad a medida que se envejece, la recuperación muscular y la reducción del riesgo de lesiones, pero hay muchos más.

Comenzar su viaje de flexibilidad ahora, sin importar su edad, le dará una ventaja más adelante en la vida, ya que puede continuar siendo totalmente independiente en su cuerpo. Entonces, ¿cuál es el impacto de la edad en la flexibilidad? La respuesta real es: no debería haber ninguna. Mientras mantenga una rutina de estiramientos consistente, su flexibilidad no debería cambiar a medida que envejece, y debería mantener un buen rango de movimiento.

Ejercicios de estiramiento

No todo el mundo puede tocarse fácilmente los dedos de los pies. Sin embargo, suele ser lo primero que se nos ocurre cuando alguien habla de flexibilidad. En realidad, es bastante infrecuente que la gente pueda tocarse los dedos de los pies. Incluso con estiramientos y una práctica regular.

Quizá te interese  ¿Cuándo se separaron los padres de Rafa Nadal?

Pero tanto si puedes tocarte los dedos de los pies como si no, es importante estirar y fortalecer los músculos tensos o débiles para aumentar tu flexibilidad, equilibrio y coordinación.  ¿También quieres mejorar tu metabolismo? Lee este artículo para saber más.

Los rodillos de espuma liberan la tensión, casi como un masaje, pero por desgracia, no es tan relajante. La gente tiende a tener una relación de amor-odio con ellos, pero son una de las herramientas más populares diseñadas para ayudarle a mantener o aumentar su flexibilidad.

Los estudios demuestran que el yoga es eficaz y beneficioso para personas de todas las edades, y algunas personas lo practican hasta los noventa años. El yoga es un gran ejercicio para mantener la flexibilidad, desarrollar los músculos y mejorar la fuerza del núcleo.

Algunas personas se alejan del yoga debido a la rigidez de sus piernas, espalda o caderas. Para ellos, el yoga acuático puede ser la respuesta, ya que el agua aguanta. Por lo tanto, elimina la presión de las articulaciones. Esto conduce a un menor dolor y a una mayor facilidad a la hora de realizar las actividades diarias normales.

Ejercicios de flexibilidad

Si considera que tocarse los dedos de los pies es una fantasía descabellada que nunca se hará realidad, sepa esto: Los ejercicios de tu entrenamiento combinados con la nutrición, la hidratación y las elecciones de estilo de vida pueden tener un gran impacto en tu flexibilidad. Así es. No hace falta que pongas tu cuerpo en forma de pretzels o que te inclines sobre los dedos de los pies durante horas al día para dar algo de flexibilidad a tus extremidades.

Quizá te interese  ¿Cómo saber si mi perro tiene ansiedad por separación?

Mejorar tu capacidad de flexión es crucial para algo más que para prevenir lesiones. De hecho, el entrenamiento de la flexibilidad es un aspecto importante para ganar fuerza y tamaño. El levantador típico pasa la mayor parte de su día fuera del gimnasio encorvado hacia delante sobre un ordenador, lo que deteriora aún más cualquier posibilidad de adoptar una postura adecuada. Aparte de prevenir las lesiones, tener una mejor postura ayuda a mostrar el físico musculoso que tanto has trabajado para construir. La flexibilidad adecuada también va de la mano con los ejercicios de rango completo de movimiento, como las sentadillas y los levantamientos de peso muerto, que son importantes constructores de músculo. Tener las caderas y los hombros tensos puede inhibir la forma correcta y limitar tu forma física, así que ponte a trabajar en la flexibilidad.

3 ejercicios para mejorar la flexibilidad

Los ejercicios de estiramiento como los giros de cuello, los estiramientos de gato y los estiramientos de isquiotibiales pueden ayudar a mejorar la flexibilidad muscular, haciendo que las actividades que requieren flexibilidad -como la jardinería, el baile o el juego con los niños- sean más fáciles para el cuerpo. Si le resulta cada vez más difícil realizar estas actividades, es una buena idea incorporar a su rutina algunos ejercicios de estiramiento para la flexibilidad.

¿La razón? El ejercicio es antiinflamatorio y ayuda a aflojar los tejidos rígidos sometiéndolos a una serie de estiramientos y fortalecimientos. También ayuda a lubricar las articulaciones y rompe las pequeñas cicatrices que se forman a nivel microscópico en los tejidos blandos (sobre todo si están inflamados) y que contribuyen a la rigidez con la edad”.

Quizá te interese  ¿cómo adelgazar brazos con 5 ejercicios?