Rigidez muscular

Una distensión se produce cuando un músculo o un tendón (tejido que une el músculo al hueso) se estira demasiado. Una distensión se denomina a veces “tirón muscular”. Dependiendo del nivel de la distensión muscular, puede curarse en pocas semanas, pero puede volver a producirse una lesión.

Las distensiones pueden producirse cuando se ejerce mucha presión sobre un músculo o se lo fuerza demasiado, como cuando se levanta un objeto pesado. Suelen ocurrir cuando alguien está activo, contrayendo, estirando o trabajando una parte del cuerpo. Son más probables cuando una persona no ha calentado antes para que la sangre circule hacia los músculos. Las distensiones son habituales cuando los deportistas vuelven a practicar un deporte después de la temporada baja. Suelen afectar a los músculos de la espalda, el cuello o las piernas.

Para evitar las distensiones y los esguinces, haz un buen calentamiento dinámico antes de la actividad. Puedes probar a hacer footing, rodillas altas, patadas en el trasero y estiramientos activos. Después de la actividad, haz algunos estiramientos estáticos (manteniendo cada estiramiento durante 30 segundos o más).

Tensión muscular intercostal

Una distensión muscular es una torsión, un tirón o un desgarro de un músculo o un tendón. Un tendón es un fuerte tejido elástico que conecta un músculo con un hueso. Los signos de una distensión muscular incluyen hematomas e hinchazón en la zona, dolor con el movimiento y pérdida de fuerza.

La información anterior es sólo una ayuda educativa. No pretende ser un consejo médico para condiciones o tratamientos individuales. Hable con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para ver si es seguro y eficaz para usted.

Tensión muscular norsk

Las distensiones musculares son una de las razones más comunes para perder tiempo de juego en la NFL. Pero no es necesario ser un jugador de fútbol profesional para sufrir una lesión de este tipo. Son bastante comunes tanto entre los atletas profesionales como entre los recreativos.

Un músculo está rodeado por una vaina exterior que le permite moverse suavemente sobre los tejidos circundantes cuando se contrae. En el interior de la vaina externa hay haces de fibras musculares conocidos como fascículos, que a su vez están formados por miofibrillas. Estas miofibrillas están compuestas por millones de unidades microscópicas denominadas sarcómeros, que son los responsables de la contracción muscular. En el sarcómero, las proteínas musculares llamadas miosinas tiran contra finas cuerdas de proteína llamadas actina cuando son estimuladas por los nervios. Cuando esto ocurre, los sarcómeros se acortan, dando lugar a una contracción. Cuando las proteínas de la miosina se relajan, los sarcómeros se alargan hasta su posición original y el músculo también.

Los músculos, por medio de sus uniones tendinosas en cada extremo, se insertan en los huesos y proporcionan la fuerza necesaria para el movimiento. Durante las actividades que requieren movimientos explosivos, como el empuje durante un sprint o el cambio de dirección durante el raquetbol, la fuerza a través de la unidad musculotendinosa (el músculo y el tendón conectados) puede ser tan grande que los tejidos se desgarran, ya sea parcial o totalmente.

Desgarro muscular frente a distensión

Los signos y síntomas de una distensión muscular dependen de la gravedad de la lesión muscular. Los signos y síntomas pueden aparecer o no inmediatamente cuando se produce la lesión. Puede presentar uno o varios de los siguientes síntomas:

El médico le examinará y le preguntará por su historial médico. Puede tocar y presionar partes del músculo. Puede doblar, estirar o mover la articulación de determinadas maneras. También puede necesitar alguna de las siguientes pruebas:

Usted tiene derecho a ayudar a planificar su atención. Aprender sobre su estado de salud y cómo puede tratarse. Discutir las opciones de tratamiento con sus proveedores de atención médica para decidir qué atención desea recibir. Siempre tiene derecho a rechazar el tratamiento. La información anterior es sólo una ayuda educativa. No pretende ser un consejo médico para condiciones o tratamientos individuales. Hable con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para ver si es seguro y eficaz para usted.