Estirar los isquiotibiales

Los niños con dificultades de movimiento (“bajo tono muscular”, hipermovilidad articular generalizada, DCD, autismo, síndrome de Down y aquellos con un diagnóstico de SPD) suelen tener algunos músculos tensos, incluso cuando tienen articulaciones sueltas (hipermovilidad).

La tensión muscular restringe el movimiento e interfiere en el mantenimiento de una buena postura y en la realización de las tareas cotidianas. La tirantez también puede causar tensiones anormales en las articulaciones y puede provocar dolor y molestias.

La banda iliotibial es un grueso tendón que va desde la pelvis hasta la parte exterior de la cadera, el muslo y la rodilla. Está conectada a un tendón ancho y plano en la parte baja de la espalda (llamado fascia dorsal lumbar) y proporciona un importante vínculo entre el tronco y la pierna.

Si su hijo tiene tensión y debilidad en los músculos de las piernas, éstas tenderán a separarse y los pies se girarán hacia fuera cuando se siente, especialmente después de unas pocas repeticiones, cuando los músculos empiezan a cansarse.

La tensión muscular provoca un desequilibrio en la actuación sobre la articulación y, a largo plazo, puede provocar dolor y debilidad.    El desequilibrio en las fuerzas musculares que actúan sobre una articulación es especialmente perjudicial en las articulaciones que son hipermóviles y necesitan una buena función muscular para protegerlas de las lesiones.

Síntomas de los isquiotibiales cortos

El gran grupo de músculos y tendones de la parte posterior del muslo se llama isquiotibiales. Se unen al hueso del asiento y se insertan debajo de la rodilla. Los isquiotibiales cruzan la parte posterior de la articulación de la cadera en su camino hacia la rodilla. Ayudan a extender la cadera, tirando de ella hacia atrás. También doblan las rodillas, un movimiento llamado flexión de la rodilla.

Quizá te interese  ¿Qué es una máscara en GIMP?

Si los isquiotibiales de su hijo están tensos, afectarán tanto a las rodillas como a las caderas de su hijo, ya que los músculos cruzan estas articulaciones. Puede dar lugar a una inclinación de la pelvis hacia atrás, lo que a menudo se observa en una columna vertebral redondeada al sentarse o estar de pie. La tensión también puede impedir que la rodilla se enderece completamente.

Su hijo puede tener los músculos de los isquiotibiales acortados a causa de la espasticidad, la limitación del movimiento o la tensión muscular de larga duración. La espasticidad se debe a que el cerebro envía demasiados mensajes a los músculos para que se tensen. La tensión de los músculos isquiotibiales y de la pantorrilla dificulta la colocación del pie en el suelo sin doblar la rodilla. Puede dar lugar a que se camine con los dedos de los pies, a que se camine o se esté sentado con las rodillas dobladas, a una mala postura curvada, a molestias en las piernas y en los pies, y a la fatiga.

Genética de los isquiotibiales cortos

Comparte estoLos isquiotibiales tensos son una plaga para la gente. Cuando tienes los isquiotibiales tensos, los tienes desde hace mucho tiempo y no parece importar cuánto estires, tus isquiotibiales tensos nunca se vuelven más flexibles.

La tensión muscular normal mejora en uno o dos meses de estiramientos. Si este fuera el caso, ni siquiera necesitarías estirar para ser más flexible. Sólo necesitarías hacer movimientos de mayor amplitud de movimiento para deshacerte de esa tirantez.

Ponte en cuclillas, haz una zancada con la nalga de la pierna de atrás completamente apretada, presiona una barra por encima de la cabeza o cuélgate de la barra de dominadas. Cuando estaba aprendiendo a ponerme en cuclillas lo más bajo posible, el estiramiento cosaco (ver el vídeo de abajo) me ayudó a ganar un rango de movimiento que nunca había tenido. Ni siquiera tenía una serie, una repetición o un objetivo para hacer el Estiramiento Cosaco durante los primeros meses que estuve haciendo CrossFitting.

Quizá te interese  ¿Cómo funciona el arco de poleas?

Acordemos, ahora mismo, que si has estado estirando más de un mes, no importa cuánto hayas estado disparando, rodando con espuma, haciendo lacrosse, estirando por tu cuenta o haciendo que tus amigos traten de convertirte en un pretzel, que lo que has estado haciendo no está funcionando.

Síntomas de tensión en los isquiotibiales

Los músculos isquiotibiales tensos no sólo afectan a tu rendimiento en el gimnasio, sino que también afectan a tu vida diaria. Los isquiotibiales son un grupo de tres músculos posteriores del muslo que conectan la articulación de la cadera con la de la rodilla. Se encargan de extender las caderas, flexionar la rodilla y mover la parte inferior de la pierna. Cuando los músculos están tensos, es probable que sientas dolor en la parte baja de la espalda, los glúteos, las piernas y las rodillas. Sin embargo, dedicar un tiempo considerable a los estiramientos puede aflojar y alargar los músculos.

Alargar y aflojar los músculos de los isquiotibiales puede llevar varias semanas o varios meses, dice Sabrena Merrill, veterana de la industria del fitness y portavoz del American Council on Exercise. El tiempo exacto depende de tu grado de tensión, de tu diligencia en los estiramientos y de tu anatomía: si has nacido con los isquiotibiales cortos, es posible que nunca tengas el mismo nivel de flexibilidad que alguien con los isquiotibiales más largos. Sin embargo, las mejoras continuas deberían ser notables cada semana.

Según Merrill, el aumento de la población con isquiotibiales tensos está relacionado con la disminución de los niveles de actividad de nuestra población. Estar sentado en un escritorio o en el sofá durante varias horas al día pone a los músculos isquiotibiales en un estado de acortamiento. Con el tiempo, esta compresión puede hacer que los músculos se acorten, lo que provoca la tirantez. Merrill afirma que la rigidez de los isquiotibiales puede comenzar a partir de los 6 años, cuando los niños pasan la mayor parte del día sentados en sus pupitres en la escuela. Otras causas son la genética y no estirar después de la actividad física.