El lactato en la sangre

La integridad y la función de todas las células dependen de un suministro adecuado de oxígeno. Las enfermedades agudas graves se asocian con frecuencia a una perfusión tisular inadecuada y/o a una cantidad reducida de oxígeno en la sangre (hipoxemia), lo que conduce a una hipoxia tisular.

Si no se revierte, la hipoxia tisular puede progresar rápidamente a un fallo multiorgánico y a la muerte. Por esta razón, uno de los principales imperativos de los cuidados críticos es monitorizar la oxigenación tisular para poder intervenir a tiempo y restablecer un suministro adecuado de oxígeno.

La medición de la concentración de lactato en sangre se ha utilizado tradicionalmente para monitorizar la oxigenación tisular, una utilidad basada en la sabiduría adquirida hace más de 50 años de que las células privadas de oxígeno adecuado producen cantidades excesivas de lactato.

En la actualidad, estos biosensores se incorporan a los modernos analizadores de gases en sangre y a otros instrumentos analíticos para el punto de atención, lo que permite la medición del lactato por personal ajeno al laboratorio en una gota (100 µl) de sangre en uno o dos minutos. Aunque la concentración de lactato en sangre se eleva invariablemente en las personas con hipoxia tisular significativa, también puede elevarse en una serie de condiciones no asociadas a la hipoxia tisular.

Entrenamiento de acidosis láctica

Aquí hay diez cosas que debe saber sobre el ácido láctico http://www.delano.k12.mn.us/high-school/academic-departments/science/mr-b-wiesner/cross-country/10-things-you-should-know-about-lactic-acid: <Lo que este recurso no aclara es que no se produce ácido láctico, se produce lactato.

Durante este proceso las células fabrican ATP (trifosfato de adenosina), que proporciona energía para la mayoría de las reacciones químicas del cuerpo. La formación de lactato no utiliza oxígeno, por lo que el proceso suele denominarse metabolismo anaeróbico. La producción de ATP relacionada con el lactato es pequeña pero muy rápida. Esto lo hace ideal para satisfacer las necesidades energéticas siempre que la intensidad del ejercicio supere el 50% de la capacidad máxima.

El dolor muscular de aparición retardada o DOMS, la sensación de dolor que se siente en los músculos horas o días después de un ejercicio desacostumbrado o extenuante, está causado por microtraumatismos en el tejido de las fibras musculares, no por el lactato. La mayoría de los calambres musculares están causados por los receptores nerviosos del músculo que se sobreexcitan con la fatiga muscular.

Muchos atletas utilizan masajes, baños calientes y técnicas de relajación para aliviar el dolor muscular y los calambres que creen erróneamente que se deben a la agitación causada por el lactato acumulado que persiste mucho tiempo después de haber cesado el ejercicio. Aunque estas técnicas aumentan el suministro de sangre, lo que acelera la curación y el crecimiento del tejido muscular dañado, no pueden hacer frente a un fluido inexistente. El lactato es procesado rápidamente por el hígado en piruvato y luego en glucógeno para obtener energía durante el ejercicio y la recuperación y no permanece acumulado y atrapado como un fluido dentro de los músculos mucho tiempo después de que el ejercicio haya cesado.

Umbral de lactato

Cuando nuestro cuerpo realiza un ejercicio extenuante, empezamos a respirar más rápido para intentar transportar más oxígeno a los músculos que trabajan. El cuerpo prefiere generar la mayor parte de su energía mediante métodos aeróbicos, es decir, con oxígeno. Sin embargo, algunas circunstancias -como evadir al histórico tigre de dientes de sable o levantar pesos pesados- requieren una producción de energía más rápida de lo que nuestro cuerpo puede suministrar adecuadamente de oxígeno. En esos casos, los músculos que trabajan generan energía de forma anaeróbica. Esta energía procede de la glucosa a través de un proceso llamado glucólisis, en el que la glucosa se descompone o metaboliza en una sustancia llamada piruvato a través de una serie de pasos. Cuando el cuerpo tiene mucho oxígeno, el piruvato se traslada a una vía aeróbica para seguir descomponiéndose y obtener más energía. Pero cuando el oxígeno es limitado, el cuerpo convierte temporalmente el piruvato en una sustancia llamada lactato, que permite que la descomposición de la glucosa -y por tanto la producción de energía- continúe. Las células musculares en funcionamiento pueden continuar con este tipo de producción de energía anaeróbica a un ritmo elevado durante uno o tres minutos, tiempo durante el cual el lactato puede acumularse hasta alcanzar niveles elevados.

Piel con ácido láctico

El ácido láctico es un ácido orgánico. Tiene una fórmula molecular CH3CH(OH)COOH. Es blanco en estado sólido y es miscible con el agua[2] Cuando está disuelto, forma una solución incolora. La producción incluye tanto la síntesis artificial como las fuentes naturales. El ácido láctico es un alfa-hidroxiácido (AHA) debido a la presencia de un grupo hidroxilo adyacente al grupo carboxilo. Se utiliza como intermedio sintético en muchas industrias de síntesis orgánica y en diversas industrias bioquímicas. La base conjugada del ácido láctico se llama lactato.

En solución, puede ionizarse por pérdida de un protón para producir el ion lactato CH3CH(OH)CO-2. En comparación con el ácido acético, su pKa es 1 unidad menos, lo que significa que el ácido láctico es diez veces más ácido que el ácido acético. Esta mayor acidez es consecuencia del enlace de hidrógeno intramolecular entre el α-hidroxilo y el grupo carboxilato.

El ácido láctico es quiral y consta de dos enantiómeros. Uno se conoce como ácido L-láctico, ácido (S)-láctico o ácido (+)-láctico, y el otro, su imagen en el espejo, es el ácido D-láctico, ácido (R)-láctico o ácido (-)-láctico. Una mezcla de ambos en cantidades iguales se denomina ácido DL-láctico, o ácido láctico racémico. El ácido láctico es higroscópico. El ácido DL-láctico es miscible con agua y con etanol por encima de su punto de fusión, que es de unos 16 a 18 °C. El ácido D-láctico y el ácido L-láctico tienen un punto de fusión más alto. El ácido láctico producido por la fermentación de la leche suele ser racémico, aunque ciertas especies de bacterias producen únicamente ácido D-láctico[cita requerida]. Por otro lado, el ácido láctico producido por la respiración anaeróbica en los músculos de los animales tiene el enantiómero (L) y a veces se llama ácido “sarcoláctico”, del griego “sarx” para carne.