Por qué los chicos se me insinúan en el gimnasio

Si eres como la mayoría de las mujeres, puedes pasarte horas buscando información en Internet sobre las mejores rutinas de entrenamiento para mujeres y acabar sintiéndote perdida y confundida.

No existe una rutina de ejercicios para mujeres que se adapte a todos los casos. Lo que le funciona a tu colega o incluso a tu hermana puede no funcionarte a ti. Todos somos diferentes, y tratar de encajar donde no nos corresponde nunca nos hace ningún bien, ¿verdad? Eso es lo que hemos venido a aclarar hoy. Hoy vas a crear la rutina perfecta que se adapte a TUS necesidades individuales. Sigue leyendo y aprenderás todo lo que necesitas saber para crear una rutina de ejercicios para mujeres con la que puedas comprometerte. Una rutina que ofrezca resultados motivadores y que te haga volver porque es lo que QUIERES hacer.

Antes de llegar a la creación de la rutina de entrenamiento perfecta, tenemos que ver cómo empezar a hacer ejercicio. Una base sólida conduce a la creación de un hábito a largo plazo que ofrece resultados que cambian la vida y te hace volver por más.

Ejercicios de abdominales para hacer en el gimnasio mujeres principiantes

Por ejemplo, según una encuesta realizada por Running USA y ACTIVE Network, son más las mujeres que los hombres que participan en carreras de intensidad cardiovascular, como los 5K y los maratones. Sin embargo, sólo el 20 por ciento de las mujeres practica algún tipo de entrenamiento de fuerza de forma regular, según el Centro Nacional de Salud.

Quizá te interese  ¿Qué es aeróbico y menciona 3 ejemplos?

Aunque lo que uno hace en el gimnasio es una decisión propia, no se pueden ignorar los desequilibrios. Al gravitar hacia un extremo, como confiar únicamente en el entrenamiento de fuerza o en los ejercicios cardiovasculares, creamos un desequilibrio en nuestros regímenes de fitness.

La prevalencia de estas tendencias se debe a menudo a la desinformación que suele circular sobre el fitness y la salud. Mientras que los consejos de moda sobre el fitness viajan de boca en boca, algunos mitos se consolidan gracias a entrenadores de marca o a expertos aparentemente oficiales.

Entrenadores famosos como Tracy Anderson, que cuenta con una clientela de famosos entre los que se encuentran la ya diminuta Gwyneth Paltrow, Shakira y Madonna, perpetúan mitos de fitness difíciles de erradicar. Por ejemplo, el “Método Tracy Anderson” de Anderson recomienda a las mujeres que no levanten pesos de más de un kilo para evitar la obesidad.

Qué hacer en el gimnasio para los principiantes

El lunes, la escritora Sanjena Sathian abordó un problema que muchas mujeres han experimentado en el gimnasio: El ambiente poco acogedor que las mujeres encuentran en la sala de pesas. Después de meses sintiéndose la única mujer que levanta peso, Sathian dice que “se hartó totalmente de las reacciones de los hombres hacia mí en el gimnasio”, compartiendo comentarios machistas que recibía, como “¿Necesitas ayuda con ese plato, cariño?”. Mientras gimnasios como Curves intentan combatir la composición de género sesgada de las salas de entrenamiento, Sathian sugiere un nuevo método para conseguir más mujeres en la sala de pesas: Contratar a más entrenadoras.

Quizá te interese  ¿Cuáles son los principales beneficios de la educación física?

Qué hacer el primer día en el gimnasio mujer

“Cuando pensamos en la atención sanitaria, solemos centrarnos en las visitas al médico, los cuidados preventivos, las pruebas de laboratorio y las vacunas. Pero hay otros factores que están bajo nuestro control personal, como mejorar nuestra dieta, reducir el estrés y añadir diversión a nuestras vidas”, dice el doctor Jordan Horowitz, ginecólogo de la Fundación Médica Sutter Pacific y profesor clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Francisco. “El ejercicio es uno de estos factores controlables, y es muy eficaz para mejorar la salud”.

Según la Academia Americana de Médicos de Familia, el ejercicio regular proporciona una gran variedad de beneficios para la salud, como la disminución de la presión arterial, la reducción del colesterol y las enfermedades cardiovasculares, la prevención de la diabetes, la mejora del estado de ánimo y la función cognitiva, y la reducción de la mortalidad. En el caso de las mujeres, esos beneficios se amplían, gracias a su particular combinación de hormonas y riesgos para la salud.

“Muchos de los problemas de salud a los que se enfrentan las mujeres pueden mejorar sustancialmente con el ejercicio constante. Es una de las mejores opciones preventivas disponibles y debería fomentarse en la infancia y a lo largo de toda la vida”, dice el Dr. Horowitz.