Localización del dolor de espalda por cáncer de ovario

En el caso de las personas que tienen un fuerte dolor de espalda, es natural preguntarse si el dolor podría ser un signo de cáncer de columna. Aunque la mayoría de los dolores de espalda no están relacionados con el cáncer o los tumores, es posible y es importante comprobarlo. Este artículo explica cuándo el dolor de espalda puede estar relacionado con un tumor medular, cómo obtener un diagnóstico preciso y qué opciones de tratamiento hay que tener en cuenta.

Un tumor medular es un crecimiento anormal de células dentro de la columna vertebral. Estos tumores pueden ser cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos). Un tumor canceroso está compuesto por células anormales que continúan dividiéndose de forma incontrolada y tienen el potencial de propagarse a través de la sangre o el sistema linfático.

Los tumores medulares metastásicos se desarrollan cuando las células cancerosas de otras partes del cuerpo, como la mama, el riñón o el pulmón, migran a través del torrente sanguíneo y se alojan en la columna vertebral. La mayoría de los tumores medulares metastásicos se producen en la columna torácica.

Los tumores medulares también pueden clasificarse según se encuentren fuera de la médula espinal (extradurales), dentro de la cubierta protectora de la médula espinal (intradurales-extramedulares) o dentro de la propia médula espinal (intramedulares).

Historias de cáncer de ovario

El cáncer de ovario comienza cuando los genes que regulan el crecimiento celular mutan y permiten que prosperen células anormales. Estas células anómalas se multiplican a gran velocidad y acaban formando un tumor. Si no se trata, el cáncer de ovario puede extenderse a otras zonas del cuerpo. Las tasas de cáncer de ovario son más elevadas en las mujeres que se encuentran entre los primeros y los mediados de los 60 años.

Aunque el cáncer de ovario se considera raro en las mujeres menores de 40 años, es importante saber que las mujeres de todas las edades pueden desarrollarlo. Los tratamientos de fertilidad, la endometriosis, la obesidad y los antecedentes familiares de cáncer de ovario, mama o útero pueden aumentar el riesgo.

Sólo el 19% de las mujeres que descubren que tienen cáncer de ovario son diagnosticadas en las primeras fases. El diagnóstico del cáncer de ovario puede ser más difícil porque no existen pruebas rutinarias para detectar la enfermedad de forma eficaz. Por ello, todas las mujeres deben consultar a su médico si experimentan alguno de los siguientes signos y síntomas de cáncer de ovario.

En sus primeras fases, el cáncer de ovario no provoca síntomas. A medida que la enfermedad avanza, puede haber síntomas, pero muchas mujeres ignoran las señales de advertencia porque los síntomas del cáncer de ovario se asemejan a muchos otros problemas mucho menos graves. Por eso todas las mujeres deben prestar mucha atención a su cuerpo, estar atentas a los cambios en su salud y resistir la tentación de autodiagnosticarse. Los síntomas inusuales no deben ser ignorados.

Diagnóstico de cáncer de ovario

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Sin embargo, recientemente los investigadores han descubierto que las personas con cáncer de ovario en fase inicial suelen presentar síntomas. Desgraciadamente, estos síntomas suelen ser sutiles, vagos y fáciles de descartar por alguna otra causa.

La hinchazón con el cáncer de ovario en fase inicial suele descartarse como algo más. Puede pensar que está relacionado con la edad, la menopausia o el aumento de peso. Sin embargo, recuerde que si se siente hinchada durante más de un día o dos, es un motivo de preocupación.

El dolor pélvico que se siente como un cólico menstrual es otro síntoma de cáncer de ovario incipiente. Al igual que la hinchazón, el dolor pélvico ocasional es común, especialmente durante la menstruación. Por ello, este síntoma puede pasarse por alto.

Muchas personas con cáncer de ovario incipiente notan que se sienten llenas más rápidamente de lo normal después de comer una comida de tamaño medio. Esta sensación también puede producirse entre las comidas.  También puede haber o no gases e indigestión.

Cómo detectar el cáncer de ovario en casa

Aquí, en el Centro de Cáncer HOPE de UT Health East Texas, hemos estado ayudando a los tejanos del este a luchar contra el cáncer durante más de 30 años. Queremos que todo el mundo sea proactivo y esté atento a su propia detección personal del cáncer de ovario. Como sabemos lo dramáticamente que un diagnóstico de cáncer puede afectar la vida de alguien.

El cáncer de ovario puede ser difícil de detectar en sus primeras fases porque los ovarios son pequeños y están situados en lo más profundo del abdomen, por lo que cualquier crecimiento que pueda haber en ellos puede ser difícil de palpar para un médico. Además, a menudo puede ser difícil diagnosticar el cáncer de ovario en su fase inicial porque los síntomas son similares a los de otras enfermedades. Sólo el 20% de los casos de cáncer de ovario se descubren en las primeras fases. El cáncer de ovario suele pasar desapercibido hasta que se ha extendido por la pelvis y el abdomen. En esta última fase, el cáncer de ovario puede ser más difícil de tratar, pero no imposible. Sin embargo, el cáncer de ovario en fase temprana, cuando la enfermedad se limita al ovario, tiene más probabilidades de ser tratado con éxito.