Abdominales hipopresivos al acostarse

Por supuesto, todas estamos ocupadas con el puerperio, con los pañales que hay que cambiar a menudo, con los minutos de sueño contados y, al menos durante los primeros 40 días, démonos tiempo para entender cómo funciona y para que nos entren ganas de volver a tomar nuestro cuerpo en nuestras manos.

Aparte de ver lo de siempre, como que la gente se mata a hacer cardio o abdominales (los clásicos abdominales de suelo), cosas que no se deberían hacer ni siquiera en condiciones “normales”, y más aún después de dar a luz, hay algunos puntos clave de los que partir y no descuidar. Ahora vamos a verlos en detalle.

No te digo que te acuestes, yo tampoco lo he hecho. Sólo te digo que conozcas la situación de tu cuerpo y te adaptes a ella, para que puedas volver a ponerte en forma después de dar a luz de forma consciente y saludable.

La regla general, digamos, es TRES NO: NO CORRER, NO SALTAR y NO CRUCHAR después de dar a luz, durante al menos 3 meses, preferiblemente 4. Digamos que estos tres vetos suenan mejor si ponemos la condición: nada de esto hasta que tu suelo pélvico esté bien. Si 1 año después de dar a luz sufres incontinencia, prolapso o diástasis de los rectos abdominales, estos 3 vetos siguen siendo válidos para ti.

Ejercicios de presión intraabdominal

El músculo pubo-rectal forma un verdadero arco muscular, estirado alrededor de las vísceras pélvicas (uretra, vagina y recto) y ejerce, al contraerse, una doble acción: de contención directa, de tipo esfinteriano, e indirecta, mediada por la acentuación de los ángulos uretro-vesical, vaginopélvico y ano-rectal.

Quizá te interese  ¿Cuánto pesa la barra olímpica pequeña?

La técnica hipopresiva provoca un descenso inmediato de las presiones intraabdominal e intratorácica, debido a la relajación tónica del músculo del diafragma, lo que conlleva una activación refleja de los músculos del suelo pélvico y de la fascia abdominal.

Durante la técnica hipopresiva podemos notar manifestaciones anatómicas asociadas a la correcta ejecución de los ejercicios hipopresivos y entre ellas podemos notar la apertura del arco costal y la movilización del ombligo hacia adentro y el clivaje de las fosas claviculares.

Otros beneficios que se pueden observar con la aplicación de la gimnasia hipopresiva son en el ámbito de la incontinencia urinaria, gracias a la reducción de las presiones intraabdominales que afectan negativamente al suelo pélvico y también estimula los centros respiratorios del tronco cerebral, inhibiendo los centros inspiratorios gracias a la apnea.

Abdominales hipopresivos youtube

Se crearon técnicas hipopresivas para la recuperación uro-ginecológica y postural, con excelentes resultados para la salud y la estética. Numerosos estudios han demostrado la estrecha relación existente entre el tono muscular abdominal, el tono muscular del suelo pélvico y la postura.

Con la gimnasia que nos permite activar el abdomen de forma refleja y al mismo tiempo nos permite mantener un correcto estiramiento de la columna vertebral “autoestiramiento”. El uso de posturas hipopresivas disminuye la situación de hiperpresión que aparece en el trabajo abdominal clásico.

Apnea abs

Esta es la pregunta que se hacen muchas mujeres cuando se enfrentan a este problema. Muchas veces me piden sugerencias sin saber que como fisioterapeuta también me ocupo de esto. Como debe ser, antes de entender lo que hay que hacer, es importante entender lo que tiene ….

Quizá te interese  ¿Cuáles son las clases de magnesio?

A nivel mecánico, la debilidad muscular de la fascia abdominal provoca un menor control del tronco sobre la pelvis y una alteración de toda la postura, provocando desequilibrios en las caderas, la pelvis y la espalda:

De hecho, estos ejercicios permiten tonificar la fascia abdominal y los músculos del suelo pélvico, dos estructuras que trabajan en sinergia entre sí; a través de estos ejercicios se trabaja en la tonificación y estabilización del CORE permitiendo el mantenimiento y la armonía de una postura correcta.

La secuencia de posturas implica una activación refleja involuntaria de la fascia abdominal que, combinada con la respiración diafragmática, permite la tonificación de los músculos a bajas presiones intraabdominales.