Calculadora de frecuencia cardíaca máxima

En raras ocasiones, una frecuencia cardíaca rápida y sostenida puede provocar una insuficiencia cardíaca fetal o una hidropesía no inmunitaria, una afección potencialmente mortal en la que se acumula líquido en múltiples zonas del cuerpo del bebé, provocando una grave hinchazón. Los resultados en estos casos son pobres.

Si se diagnostica un latido cardíaco anormalmente rápido, se pueden realizar análisis de sangre y orina para detectar afecciones maternas subyacentes que puedan estar causando la afección fetal. También se medirán los niveles de líquido amniótico para determinar si hay un exceso de líquido amniótico, o polihidramnios, un posible signo de hidropesía fetal.

La pronta derivación a un centro cardíaco fetal es vital para un diagnóstico preciso y completo del tipo de taquiarritmia y cualquier condición relacionada, asegurando un tratamiento adecuado. En el Texas Children’s Fetal Center, organizamos una visita lo más rápido posible para una evaluación integral por parte de un equipo de especialistas con experiencia en toda la gama de arritmias cardíacas fetales, incluyendo médicos de medicina materno-fetal (obstetras/ginecólogos especializados en embarazos de alto riesgo), cardiólogos fetales y pediátricos, expertos en imágenes fetales, neonatólogos y electrofisiólogos pediátricos, especialistas en problemas del ritmo cardíaco.

Pulso normal

Una arritmia cardíaca es un latido anormal o un problema con el ritmo natural del corazón. Las arritmias se producen cuando las señales eléctricas, que controlan los latidos del corazón, no funcionan correctamente y hacen que el corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de forma irregular.

Quizá te interese  ¿Cómo engordar los brazos flacos?

La fibrilación auricular es un ritmo cardíaco irregular y a menudo rápido. Las cámaras superiores del corazón o aurículas tiemblan de forma rápida y caótica, lo que puede ralentizar el flujo sanguíneo. Las principales cámaras de bombeo del corazón, los ventrículos, también laten de forma irregular, lo que afecta a su capacidad para impulsar la sangre por el cuerpo. Los latidos de un paciente con fibrilación auricular suelen ser de unos 150 latidos por minuto, pero pueden llegar a 350 en casos extremos.

El aleteo auricular es un ritmo anormal que se produce en las cámaras superiores o aurículas del corazón. En el AFL, las aurículas laten con regularidad pero demasiado rápido, lo que provoca contracciones musculares auriculares más rápidas y desincronizadas con las cámaras inferiores o ventrículos del corazón. Los pacientes con AFL suelen experimentar frecuencias cardíacas de 150-180 latidos por minuto en reposo, pero rara vez pueden alcanzar los 300-350 latidos por minuto.

Ritmo cardíaco superior a 200

Una frecuencia cardíaca superior a 200 pulsaciones por minuto probablemente le perjudique a usted y a su corazón más que le beneficie, e incluso puede poner en riesgo su salud en general. El ejercicio aeróbico seguro y beneficioso es aquel que eleva su frecuencia cardíaca a un número de pulsaciones por minuto que se encuentra dentro de su zona THR, o frecuencia cardíaca objetivo. Si le preocupa su frecuencia cardíaca al hacer ejercicio, debe ponerse en contacto con su médico.

La frecuencia cardíaca máxima, o FCM, es el número más rápido de latidos por minuto que puede mantener su corazón y seguir cumpliendo su función de bombear sangre a todo el cuerpo. Es una fórmula derivada de su edad. Para calcular su FCM, reste su edad al número 220. Si tiene 30 años, su FCM es de 190. Si tiene 55 años, su FCM es de 165. Cuanto más joven sea, mayor será su FCM prevista. Y si tiene menos de 20 años, una FCM saludable puede ser superior a 200. Sin embargo, la frecuencia cardíaca máxima es sólo eso: un máximo. El ejercicio aeróbico ideal se produce dentro del rango de su FCM personal.

Quizá te interese  ¿Qué pasa cuando te roban la energía?

Frecuencia cardíaca máxima en bicicleta

Una arritmia es un cambio en el ritmo de los latidos del corazón. Cuando el corazón late demasiado rápido, se llama taquicardia. Cuando late demasiado lento, se denomina bradicardia. Una arritmia también puede significar que el corazón late de forma irregular (se salta un latido o tiene un latido de más).

La taquicardia sinusal se debe a un disparo rápido del nódulo sinoauricular, que es el marcapasos natural del corazón. Una persona con taquicardia sinusal verá que su frecuencia cardíaca aumenta rápidamente con un esfuerzo mínimo; la frecuencia cardíaca rápida puede ir acompañada de síntomas de palpitaciones, fatiga e intolerancia al ejercicio. La taquicardia sinusal no está asociada a un patrón eléctrico anormal en el electrocardiograma. Cualquier persona puede padecer taquicardia sinusal, pero es más frecuente en mujeres jóvenes de entre 20 y 30 años. Además de los síntomas más destacados de palpitaciones, fatiga e intolerancia al ejercicio, la taquicardia sinusal también puede asociarse a un descenso de la presión arterial al ponerse de pie, visión borrosa, mareos, hormigueo, falta de aire y sudoración.