Aplicación para mejorar el cálculo mental

Las matemáticas no se aprenden de memoria. Es cierto, pero eso no significa que la memoria no sea importante para hacer matemáticas. Se necesita memoria. No tenemos que depender completamente de ella, pero tampoco lo contrario. Si empezamos de cero cada vez y no recordamos lo que hemos calculado en el pasado, pues…. …nos arriesgamos a hacer un gran esfuerzo que nos haga perder las ganas de hacer matemáticas. De ahí la importancia del cálculo mental.

Vamos a dar el primer paso: calcular con sumas, multiplicaciones y restas. Para ser ágiles con los cálculos, tenemos que ser capaces de alternar entre dos prácticas diferentes: hacer cálculos en papel, por escrito; y hacer cálculos en nuestra cabeza.

Supongamos que ha introducido la multiplicación y que sus alumnos ya están algo familiarizados con su aritmética. Ahora, pídeles que se pongan de pie y pidan de uno en uno una multiplicación (7×13, 14×3 y así sucesivamente). El que da el resultado correcto se sienta. Quien se equivoca se levanta.  Hasta que todos estén sentados.

Automatización matemática

Los alumnos comienzan en un nivel en el que se sienten cómodos. Este punto de partida personalizado, junto con una proyección del progreso estimado, se establece para cada alumno de forma individual durante una prueba de acceso libre.

Durante cada sesión, los alumnos realizan las fichas de estudio bajo la supervisión y siguiendo las instrucciones del instructor y su equipo de asistentes. Todo el personal proporciona el apoyo necesario para el estudio y se asegura de que los alumnos progresan adecuadamente.

Aprendí de Giovanni a ser paciente y observador: estudiaba y copiaba los ejemplos sin ponerse nervioso ni mirar el reloj. Sin duda, me ayudó a guiar a mis alumnos para que se tomaran su tiempo para comprender el material.

Cálculos matemáticos

Pensemos, por ejemplo, en cualquier persona que trabaje en una caja. Para dar el cambio, ¿cuántas veces oyes al cajero “contar” desde el precio que tenías que pagar hasta el importe del billete que le acabas de dar?

Permítanme abrir otro pequeño paréntesis: ya conocen el clásico caso en el que, por ejemplo, los niños tienen que resolver un problema del tipo: “Pablo tenía cinco manzanas. Se comió tres de ellos. ¿Cuántas manzanas tiene ahora Pablo?” y los niños escriben la siguiente operación para resolverla: 3 + 2 = 5?

Llegados a este punto, ¿cómo calcular cuánto valía el fantasma? Pues bien, basta con sumar las distintas “piezas añadidas” (como las monedas y el cambio que nos dan al pasar por caja) y averiguar el valor total.

Para resolver esta resta a través de la estrategia “Fantasma”, se procede de esta manera. En lugar de restar, se empieza con el número más pequeño (el sustraendo) y se va subiendo mediante una serie de sumas sencillas hasta llegar al número más grande (el minuendo).

Cálculo mental tercer grado

MULTIPLICACIÓN Y DIVISIÓN Estos alumnos son conscientes de que la multiplicación y la división, cuando se realizan en la pizarra y en el cuaderno de ejercicios, son una combinación de varias operaciones sin relación con la operación mental correspondiente. La división no existe en la mente, salvo como un corte de tijera.

CAMILLO BORTOLATO, tras un análisis bastante profundo de la representación de los números en la mente de los niños, propone favorecer el cálculo mental mediante una representación que denomina analógico-intuitiva. Según Bortolato, al representar los números de forma ordenada y según un método fácil de entender y utilizar, basado en la analogía entre la base 10 y los dedos de las manos, se pueden reconocer fácilmente los números entre 1 y 1000.