Qué no comer en el primer trimestre de embarazo

Es bien sabido que la dieta tiene sus efectos, y un estudio publicado en la prestigiosa revista Fertility & Sterility, ha demostrado que los embutidos como el beicon, las salchichas y similares pueden disminuir las posibilidades de éxito entre los hombres que participan en la FIV.

En el estudio publicado en Fertility & Sterility y dirigido por el Dr. Wei Xia, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, en Boston, se hizo un seguimiento de 141 hombres de parejas que se sometieron a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) en el Hospital General de Massachusetts. Los participantes en el estudio proporcionaron información sobre su dieta, incluyendo su consumo total de carne y el tipo de carne que comían.

Wei Xia, Yu-Han Chiu, Paige L. Williams, Audrey J. Gaskins, Thomas L. Toth, Cigdem Tanrikut, Russ Hauser, Jorge E. Chavarro La ingesta de carne por parte de los hombres y los resultados del tratamiento entre las parejas que se someten a la reproducción asistida

Consecuencias de no comer durante el embarazo

Por este motivo, si se diagnostica esta enfermedad durante el embarazo, la mujer debe acudir a un nutricionista para que le haga una valoración y un plan nutricional adaptado a sus necesidades.

Las mujeres embarazadas deben optar por alimentos ricos en fibra, ya que ésta ralentiza la absorción de los azúcares en el intestino, evitando los picos de glucosa en sangre.  También debe incluir alimentos bajos en grasa, principalmente grasas saturadas y trans, prefiriendo los alimentos naturales y preparados en casa.

Quizá te interese  ¿qué es encopresis en psicologia?

Los alimentos que deben evitarse en la dieta para la diabetes gestacional son los que contienen azúcar y harina blanca en su composición, como pasteles, helados, dulces, bocadillos, pizza, galletas, pasteles y pan blanco.

Durante la diabetes gestacional, la glucosa en sangre debe medirse de acuerdo con la solicitud del endocrinólogo que acompaña a la mujer embarazada.  En general, la glucemia en ayunas debe medirse al despertarse y dos horas después de las principales comidas, como el almuerzo y la cena.

Qué no hacer durante el embarazo

Huevos crudos y parcialmente cocidos y platos que los contengan, por ejemplo, mayonesa casera, mousse y helados. Helado blando batido a máquina. Mariscos crudos. Carne de pollo cruda o cocida.

Asegúrese siempre de que los alimentos se calientan completamente y de que están muy calientes. Los alimentos de la nevera deben conservarse a la temperatura adecuada (por debajo de 5 °C). Los alimentos no deben consumirse nunca después de su fecha de caducidad.

Por último, tenga cuidado con el marisco (ostras y almejas), que puede estar contaminado por efluentes industriales y contener microbios peligrosos que pueden causar graves enfermedades gastrointestinales.

La leche y los productos lácteos (queso, yogur, etc.) son alimentos que, si se consumen en las cantidades adecuadas, forman parte de una dieta saludable, incluso durante los nueve meses de embarazo; son ricos en proteínas, grasas y calcio, pero hay que tener un poco de cuidado al elegirlos para evitar riesgos innecesarios.

Tabla de alimentos en el embarazo

Las necesidades del feto y de la futura madre varían en función del trimestre de embarazo. Por ejemplo, antes de la concepción y durante el primer trimestre, la madre debe tener reservas suficientes de ácido fólico para evitar defectos en el desarrollo del embrión. Además, posibles trastornos, como las náuseas y los vómitos, pueden hacer que la embarazada no tenga apetito o no tolere ciertos alimentos.

Quizá te interese  ¿qué cosas están prohibidas en el embarazo?

Hay que dar prioridad a los alimentos de origen vegetal. Esto significa al menos cinco raciones de fruta y verdura al día. Son esenciales por su aporte en vitaminas y minerales, sobre todo las verduras de hoja verde (lechuga, espinacas, acelgas) y frutas como la naranja, algunas de ellas ricas en ácido fólico y otras en vitamina C, que contribuye a una mejor absorción del hierro.

A partir del segundo trimestre se recomienda un aumento de las calorías (300-500 kcal), que deben proceder principalmente de hidratos de carbono de absorción lenta, como legumbres, pasta, arroz o patatas. Este aumento de calorías se mantiene en el tercer trimestre, pero intensificando el consumo de proteínas necesarias para el desarrollo estructural del feto.