No es solo nuestro estado de ánimo el que quiere ahuyentar el gris del invierno, nuestra piel también necesita regenerarse y prepararse para la llegada de la primavera.

La piel quiere despertarse y afrontar temperaturas más cálidas y decir adiós a las rojeces y manchas provocadas por el frío del invierno o los granitos por una dieta más calórica.

Nueva vitalidad

En primavera todo renace y en consecuencia nuestra piel también necesita más atención y sobre todo hidratación. Nuestra piel está compuesta de agua y sebo y es por eso que después de una estación fría, en la que la piel ha sido sometida a una deshidratación severa, necesita una nueva vitalidad y reequilibrio. ¿Igual que? Beber mucha agua, no utilizar jabones o detergentes con un pH demasiado ácido (lo ideal es 4,5), desmaquillar con una delicada leche limpiadora o agua micelar y punto fundamental, aplicar una crema hidratante de día y de noche.

Exfoliante facial de primavera

Para prepararnos mejor para la primavera y la temporada más calurosa necesitamos depurar nuestra piel realizando una limpieza profunda del rostro que eliminará todas las toxinas que han dado un color grisáceo a nuestro rostro. La mejor solución y el gesto de belleza a realizar es un exfoliante o gommage, a repetir varias veces, con el fin de eliminar las capas de células muertas que impiden que nuestra piel respire y reactivar la microcirculación.

Este tipo de tratamiento es una auténtica cura de belleza que hace que nuestra piel sea más luminosa y sobre todo más tersa en un instante. El exfoliante limpiará en profundidad los poros obstruidos, eliminando esa pátina seca que se forma en la estación fría, haciendo que la piel sea más suave al tacto incluso después de la primera aplicación. ¡Un verdadero renacimiento!

Quizá te interese  Comida y amor: la seducción comienza en la mesa

Scrub y más

El exfoliante, gracias a sustancias como sales o polvos, realiza una exfoliación mecánica que elimina las células muertas, el producto debe aplicarse y masajearse con un guante de microfibras específico prestando atención a los componentes, si de hecho son demasiado agresivos, pueden provocar enrojecimiento que tiende de todos modos a desaparecer después de un corto período de tiempo. El exfoliante es un poco más delicado y suele estar compuesto por avena y arroz en polvo, por esta razón tiene los mismos beneficios que un exfoliante tradicional pero es más adecuado para pieles con cuperosis, siempre debe realizarse con un masaje de engomado y la ayuda. de un cepillo eléctrico ultrasónico.

El peeling en cambio realiza una acción química ya que es un producto que contiene ácidos, el más utilizado y conocido es el que tiene el ácido glicólico; es una técnica tanto estética como médica que estimula la renovación de la piel y la hace más compacta y tersa.

En el mercado hay de todos modos muchos productos que pueden ayudar en el cuidado facial y en su rehidratación después de tratamientos como el peeling.

¡Bienvenida a la primavera!

Se acerca la primavera y no debemos quedarnos desprevenidos para ello el exfoliante resulta ser el método más eficaz para preparar nuestra piel para las temperaturas más calientes y también para sudar. El exfoliante también es útil para una mejor adherencia de una mascarilla hidratante, de la crema de día pero sobre todo del maquillaje. Con el primer sol y los días bonitos, la piel será más reactiva a los rayos del sol y podrás broncearte y tomar el color de forma más uniforme.

Quizá te interese  Dientes sanos en los niños

¿Está tu piel lista para despertar y dar la bienvenida a la primavera?

Imagen de: dan taylor, ajft, Hotel Terme Merano