De la encuesta de 2013 de Vigilante de residuos, el primer observatorio nacional de residuos, parece que el 60% de los italianos desperdician alimentos al menos una vez a la semana, tirándolos a la basura (48%) o reutilizándolos como abono o como alimento para mascotas. Solo el 4% lo dona a los pobres. La crisis, en este caso, parece haber sido algo bueno, porque el 52% de los italianos dijo estar más atento al derroche que hace dos años. Después de todo, esta actitud tiene un costo. Según Waste Watcher, existe el riesgo de tirar más de 20 euros a la semana de esta forma.

¿Por qué desperdiciamos?

Las investigaciones han demostrado que el desperdicio de alimentos es en parte el culpable de cómo almacenamos y administramos nuestros suministros de alimentos (40%). Por tanto, nos encontramos con alimentos caducados, con moho o que han tomado mal olor. ¿Alguna vez te ha ocurrido olvidar que compraste algo y recordarlo cuando ya es demasiado tarde? Según la encuesta, esto les sucede a muchos italianos, especialmente cuando se trata de alimentos que deben guardarse en el refrigerador. Otro factor de desperdicio es la no reutilización de las sobras.

Cómo evitar el desperdicio

Compre directamente del fabricante: los alimentos duran más

En primer lugar es bueno hacer las compras correctamente, intentando llevar solo lo necesario. La empresa de electrodomésticos Whirlpool ha creado un pequeño vademécum sobre cómo evitar el desperdicio de alimentos y, en este sentido, recomienda hacer siempre una lista de la compra, ir al supermercado con el estómago lleno y probar los mercados de agricultores o comprar directamente al fabricante porque los productos duran más.
El consejo sobre cómo organizar los alimentos en el frigorífico es interesante: en los dos primeros pisos, donde la temperatura es más alta, coloque productos lácteos, huevos y tarros con la fecha de caducidad claramente visible. Es mejor evitar el contacto entre productos lácteos, carne y / o pescado porque absorben los olores. El tercer estante tiene la temperatura ideal para carnes y pescados. Recuerda cubrirlos con film transparente o ponerlos en un recipiente hermético. En la parte inferior, poner frutas y verduras (mejor si no se lavan, se conservan más tiempo).
Enseñanza de la madre: para quitar los malos olores del refrigerador, un par de posos de café son suficientes, así que reutilícelos también.
En cuanto a las sobras, muchas recetas tradicionales nos enseñan a reutilizar los ingredientes. Piense en el pan seco, que se puede utilizar para preparar albóndigas y albóndigas, albóndigas, panzanelle, sopas o pasteles. Tortillas de pasta, timbales, empanadas saladas, arancini, salsas pueden convertirse en otras sabrosas recetas recicladas para cocinar con sobras evitando desperdicios.

Quizá te interese  Niños y concentración: una combinación posible