Hay quienes optan por tomar el avión y hay quienes, en cambio, quieren volver sobre los lejanos años 80 y redescubrir la alegría y la emoción de un viaje en coche.

Para quienes se definen como temerarios, o para quienes viajar en automóvil es solo una necesidad económica, organizarse con anticipación será la consigna. De hecho, los niños están siempre en movimiento y se aburren fácilmente, pero las soluciones están a la vuelta de la esquina o “a un clic de distancia”.

El mercado del juguete nos ofrece, de hecho, varias ideas que muchas veces no son necesariamente aplicables solo en el coche, ya que son juegos fácilmente transportables y que realmente pueden seguirnos en muchos lugares, como en la sala de espera del médico o en la cola de unas oficinas estatales, especialmente si estos juegos también tienen fines educativos y creativos.

Así que aquí hay algunas soluciones que son fácilmente aplicables en los viajes en automóvil, que pueden entretener no solo a tus hijos, sino a toda la familia.

Dibujar y colorear en el coche

Hazlo tu mismo o cómpralo en línea, los kits creativos son realmente imprescindibles para los viajes en automóvil. En el mercado encontrarás varios tipos como un estuche de dibujo portátil para pintar y colorear en el coche.

Se puede acoplar fácilmente a la parte trasera del coche y al abrirlo se convierte en una bonita mesita en la que apoyarse para escribir. En el interior hay colores de cera, rotuladores de colores y lápices. En definitiva, una bolsa de viaje para creativos que siempre están en el trabajo.

Quizá te interese  Los caprichos de los niños: 10 consejos para interpretarlos y gestionarlos

Juegos de mesa… ¡para el coche!

A todo el mundo le gustan los juegos de mesa, pero si han sido creados para ser fácilmente transportables o para permitir su uso en un coche en movimiento, no pueden faltar en nuestros viajes.

Puedes encontrar juegos como la batalla naval, el juego de memoria, Quien es quién, el Parchís, o el Juego de la Oca, y mucho más.

Juegos atemporales

Por último, pero no menos importante, están los juegos de antaño, esos que nunca se establecen, siempre hermosos, interesantes y atractivos precisamente porque son simples e ingeniosos:

1 – ¿Dónde está ubicado? Mamá menciona el nombre de una ciudad y los niños tendrán que buscarlo en el mapa. Quien sea más rápido, gana.

2- Canciones y rimas infantiles, que se prepararán con anticipación, serán agradables para entretener a los niños. Un momento para relajarse y emocionarse viendo pasar las imágenes desde la ventana.

3 – ¿Adivina cuántos hay? Con este juego, sin embargo, debes adivinar de antemano cuántas personas habrá dentro de los autos que pasamos. La diversión y la risa están garantizadas.