Entre postres de cuchara más conocidos y más apreciados, la panna cotta es un postre exquisito y excelente para terminar una cena, pero, a decir verdad, ¡cada ocasión es buena para nosotros los golosos!

La panna cotta se dice haber nacido en Piamonte en las Langhe a principios del siglo XX, y ahora está muy extendido en todo el mundo: en Francia, el pesebre blanco es muy popular, cuya receta es muy similar a la de la panna cotta.

Un sabor delicado y exquisito, del cual hay muchas variaciones y que se presta a muchos acompañamientos: desde caramelo hasta chocolate, desde mermelada hasta coulis de fruta fresca, nuestro favorito es el de frutos rojos.

No nos digas que siempre lo has hecho solo con bolsitas de preparación, la receta es muy simple! Aqui esta:

Ingredientes panna cotta

  • 500 mililitros de nata fresca líquida
  • 125 gramos de azúcar
  • 6 gramos de agar agar o gelatina
  • 1 vaina de vainilla
  • 150 mililitros de leche (Opcional)

Preparación

  1. Primero, ponemos las hojas de gelatina a remojo en agua fría durante 10 minutos. Mientras tanto, vierte la nata en un cazo y agrega el azúcar y la vainilla. Si lo deseas, también podemos añadir 150 mililitros de leche, para un postre final algo menos denso.
  2. Calentamos a fuego lento pero sin que hierva. Exprimimos la cola de pescado, la añadimos a la mezcla y mezclamos hasta que quede perfectamente fusionado.
  3. Vertimos nuestra mezcla en el molde, o en 4 moldes individuales, y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Luego lo metemos en el frigorífico un par de horas.
  4. Este es el momento que estábamos esperando: la panna cotta está lista, escojamos la guarnición que más nos guste y ¡disfrutémosla!
Quizá te interese  Los bebés de dos meses "prevén" las intenciones de su madre