En medicina con el término retención de agua indica la capacidad de reprimirse liquidos en exceso en el cuerpo. El estancamiento de estos fluidos suele ser mayor en zonas propensas a la acumulación de grasa (abdomen, muslos y glúteos)

Las principales causas que generan este fenómeno en el embarazo son sobre todo ai cambios hormonales durante la gestación, en asociación con el cambio en la composición plasmática yaumento de peso. En particular, el aumento de la secreción de progesterona en el torrente sanguíneo provoca vasodilatación, que como consecuencia determina la estasis venosa y el estancamiento de líquidos.

El principal síntomas y manifestaciones Yo soy:

  • Hinchazón en las piernas
  • Piel brillante
  • Signo de edema a la presión de la piel.
  • Hinchazón general
  • Sensación de pesadez

La retención de agua en el embarazo se manifiesta con uno de los signos típicos de este problema, a saber, la hinchazón en miembros inferiores, manos y rostro. La hinchazón de los tejidos blandos está asociada con la translucidez de la piel. Si se aplica una acupresión suave en el área hinchada, se formará una pequeña concavidad que persistirá durante unos segundos, esto es edema. La hinchazón tiende a empeorar cuando pasas mucho tiempo de pie y durante los meses de verano, esto sucede porque las altas temperaturas promueven aún más la vasodilatación.

Cuando sufre de retención de agua, hay varias estrategias que debe implementar para mejorar la situación. En primer lugar, una constante es útil. movilización, como leer, caminar, sin esforzarse o en momentos de descanso, sosténgalos piernas levantadas (para hacer esto, simplemente coloque una almohada debajo de ellos) es mejor evitar estar de pie o sentarse demasiado. Es importante controlar su peso anotándolo en un diario.

Uno de los aspectos a vigilar durante el embarazo es la dieta que se debe tratar con detalle, evitando los productos envasados ​​y ricos en sal y prefiriendo el consumo de frutas y verduras y drenando infusiones. Más hacerse dioses masajes de drenaje linfático en las piernas sin duda facilita la reabsorción del exceso de líquidos.