Espino blanco, bloqueador beta natural

La ansiedad y la depresión pueden desencadenarse por una mezcla de factores externos, como el constante bombardeo mediático de la televisión y las redes sociales. El trabajo y el cambio de estación también pueden contribuir a empeorar los síntomas de la depresión y la ansiedad. En cierto modo, estos síntomas son las respuestas naturales de su cuerpo a los estímulos externos o a los problemas de equilibrio bioquímico de su organismo.

Los estudios científicos han demostrado que la ashwagandha puede reducir los síntomas y efectos del estrés crónico y la ansiedad relacionada con el estrés. Por ejemplo, en un estudio, los sujetos con estrés mental crónico recibieron 600 mg de extracto de ashwagandha durante 60 días. El estudio descubrió que la toma de ashwagandha redujo el cortisol sérico en un 27,9%, lo que también mejoró todos los parámetros examinados.

Para relajarse y combatir el estrés, puede inhalar aceite esencial de lavanda 100% puro directamente del frasco. También puede aplicarlo detrás de las orejas, en las sienes y en la nuca. También puedes combinar el aceite esencial de lavanda con el de vetiver.

Contraindicaciones del espino blanco

Los ansiolíticos son principalmente a base de hierbas, es decir, a base de plantas medicinales o sus extractos: hojas frescas o secas para infusiones, extractos secos en cápsulas, comprimidos, gotas, tinturas madre, etc.

“Anticipación aprensiva de un peligro FUTURO y realmente NO peligroso o de un evento negativo, con síntomas desagradables de disforia o tensión física (…) FUENTES: APA, 1994; citado en: Franceschina et al., 2004, p. 213 – American Psychiatric Association – 1994; Perugi, Toni, 2002, p. 600).

En cuanto a la dieta, algunos profesionales del ámbito emocional, psicológico y neurológico sostienen firmemente que es necesario aplicar ciertos trucos dietéticos para controlar mejor la ansiedad; la elección de los alimentos debe hacerse en relación con el impacto hormonal y nervioso que puedan tener en presencia del trastorno de ansiedad:

eliminación de la cafeína, eliminación del alcohol, regularización del consumo de hidratos de carbono para evitar los picos glucémicos-insulínicos, moderación en el consumo de alimentos dulces, comprobación de las alergias y/o intolerancias alimentarias realmente existentes.

Tintura madre para el sueño

La raíz de la planta, con su inconfundible olor desagradable, contiene aceites esenciales (ésteres de ácido valérico, ésteres de ácido valérico, cariofileno, terpinoleno, valerenol, valerenale y compuestos diterpénicos conocidos como iridoides), algunos alcaloides (valerina, actinidina, catinina y alfa-pirril cetona) y flavonoides (linarina, 6-metilapigenina y hesperidina).

Las hojas son opuestas y sin estípulas, con un peciolo sólo en las inferiores (las superiores son sésiles); son todas compuestas e imparipinnadas, formadas por 11-19 foliolos con lámina entera o dentada y de un hermoso color verde intenso.

Tintura madre de espino

Los investigadores aún no han identificado un único ingrediente activo clave, pero se cree que el efecto de este extracto de planta probablemente se derive de la interacción de varios constituyentes o de una clase de compuestos.

Para estandarizar los extractos se utiliza a veces el contenido de aceites esenciales, incluidos los ácidos valerénicos, los sesquiterpenos (sustancias menos volátiles) o los valepotriatos (ésteres lipofílicos de ácidos grasos de cadena corta).

A diferencia de los otros seis que obtuvieron menor puntuación, estos tres describen el procedimiento de aleatorización y los métodos de diseño del experimento ciego e informan del número de participantes que se retiraron (tasa de abandono).

En una escala de 1 a 9, los participantes valoraron la latencia tras la dosis de 450 mg como 4,3 puntos, y la latencia tras el placebo como 4,9 puntos. La dosis de 900 mg mejoró el sueño, pero los participantes informaron de un aumento de la somnolencia a la mañana siguiente.

La revisión concluye que los nueve estudios son insuficientes para establecer una eficacia real de la valeriana para el tratamiento de los trastornos del sueño; por ejemplo, ninguno de los estudios comprobó la eficacia a doble ciego, ninguno calculó el tamaño de la muestra necesario para obtener un efecto estadísticamente significativo, sólo uno controló las variables que afectan al descanso y sólo uno validó las medidas resultantes.