ácido fólico de los tomates

Los niveles bajos de ácido fólico pueden deberse tanto a una ingesta dietética inadecuada como a otros factores como el tabaquismo, el tratamiento con antibióticos, la enfermedad celíaca y el abuso del alcohol. Naturalmente, las necesidades de ácido fólico aumentan en el embarazo y la lactancia.

Los garbanzos también son ricos en fibra, así como en ácido fólico, y son capaces de reducir los niveles de colesterol malo y triglicéridos gracias a la presencia de ácidos grasos omega 3. Son muy digestivos, previenen la diabetes y son muy saciantes.

Las lentejas son una buena fuente de ácido fólico y proteínas vegetales, lo que las convierte en un excelente sustituto de la carne y el pescado para los vegetarianos. También son ricos en fibra, que reduce el colesterol y los niveles de azúcar en sangre. Ayudan a acelerar el tránsito intestinal y son muy saciantes.

Las habas secas necesitan un largo tiempo de remojo y cocción antes de su consumo, al igual que todas las legumbres secas. El consumo de habas garantiza un aporte adecuado de fibra, proteínas vegetales, vitaminas del grupo B y minerales.

alimentos ricos en ácido fólico y hierro

La vitamina B9, o ácido fólico, pertenece al grupo de las vitaminas hidrosolubles, aquellas que no pueden almacenarse en el organismo, sino que deben tomarse regularmente a través de los alimentos.

La vitamina B9, o ácido fólico, se encuentra principalmente en ciertos alimentos como las verduras de hoja verde (lechuga, brócoli, espinacas, espárragos), el hígado, la leche, algunos cereales y algunas frutas como las naranjas, los kiwis y los limones.

La deficiencia de vitamina B9, o ácido fólico – resultante del abuso del alcohol, la aparición de ciertas enfermedades como la diabetes mellitus insulinodependiente y la enfermedad celíaca – provoca una reducción de la producción de glóbulos rojos en la sangre, lo que conduce a la anemia.

tabla de alimentos ricos en ácido fólico

Hay elementos que son esenciales para el desarrollo y el bienestar de nuestro cuerpo y que son necesarios desde las primeras etapas del embarazo: entre ellos se encuentran el folato y el ácido fólico, vitaminas del grupo B, comúnmente conocidas como vitamina B9.

Al ayudar al organismo a producir nuevas células, el ácido fólico permite la proliferación y diferenciación de los tejidos, por lo que es esencial durante el embarazo. El equilibrio correcto de esta vitamina permite que el embrión se desarrolle adecuadamente, evitando malformaciones congénitas debidas a la formación incorrecta de tejidos, como la anencefalia y la espina bífida, y otros problemas como el labio leporino y los defectos cardíacos.

Si te ha parecido interesante este artículo, te recomendamos que también eches un vistazo a la lista de alimentos ricos en proteínas para saber más sobre los fundamentos de una nutrición adecuada.

alimentos ricos en ácido fólico y vitamina b12

Las verduras también ofrecen un buen aporte de ácido fólico, especialmente las lentejas, que proporcionan el 50% del consumo diario de vitamina B9 en una sola taza. Los guisantes, los garbanzos y las judías negras y rojas también son buenas alternativas. Al igual que las espinacas, todos estos alimentos son ricos en fibra, lo que los convierte en una opción esencial, especialmente para las mujeres embarazadas.

Siguiendo con las verduras, la col, el brócoli, rico en fibra, y los espárragos, uno de los mejores diuréticos naturales que podemos encontrar, son otras buenas alternativas para conseguir un buen aporte de ácido fólico en nuestra dieta.

Algunos cereales de trigo, maíz o arroz también contienen ácido fólico. Además, el pan y la pasta pueden estar enriquecidos con esta vitamina, convirtiéndose en una alternativa para obtener fácilmente un aporte de este nutriente.