Tiempos de la olla a presión

La cocción a presión es el proceso de cocción de los alimentos bajo vapor a alta presión, empleando agua o un líquido de cocción a base de agua, en un recipiente sellado conocido como olla a presión. La alta presión limita la ebullición y crea temperaturas de cocción más altas que cocinan los alimentos mucho más rápidamente.

La olla a presión fue inventada en el siglo XVII por el físico Denis Papin, y funciona expulsando el aire del recipiente y atrapando el vapor producido por el líquido en ebullición. Esto se utiliza para elevar la presión interna hasta una atmósfera por encima de la ambiental y proporciona temperaturas de cocción más altas, entre 100-121 °C (212-250 °F). Junto con la alta transferencia de calor del vapor, permite cocinar en un tiempo entre la mitad y la cuarta parte del tiempo de ebullición convencional.

Casi todos los alimentos que pueden cocinarse en vapor o en líquidos a base de agua pueden cocinarse en una olla a presión[1] Las ollas a presión modernas tienen numerosas características de seguridad para evitar que la olla a presión mantenga una presión excesiva. Después de la cocción, la presión del vapor vuelve a bajar a la presión atmosférica ambiente, de modo que el recipiente puede abrirse. Un cierre de seguridad impide que se abra mientras está bajo presión en todos los aparatos modernos.

Revisión de la olla a presión

La cocina a presión es un método de cocción muy antiguo que ha experimentado un reciente resurgimiento gracias a una nueva generación de ollas que prometen un camino rápido, de preparar y olvidarse de la cena. Estos aparatos, ya sean eléctricos o de cocina, son todos mucho más seguros que los de hace décadas (que tendían a explotar), con mecanismos para evitar que acumulen demasiada presión. Sin embargo, si se lee atentamente el manual de instrucciones, se encontrará una precaución importante a la hora de cocinar a presión: añadir agua. El agua y la cocina a presión van de la mano. De hecho, es el agua la que ayuda a generar el entorno de alta presión que hace que los alimentos se cocinen más rápido.

Quizá te interese  ¿Cómo cargar Amazfit T-Rex Pro?

La mayoría de las instrucciones de las ollas a presión indican una cantidad mínima de agua necesaria para cocinar a presión incluso una pequeña cantidad de alimentos. En el interior de la olla a presión herméticamente cerrada, el agua se calienta y acaba convirtiéndose en vapor. Como el vapor no puede escapar, se acumula sobre los alimentos. Todas esas moléculas de agua atrapadas aumentan la presión dentro de la olla.

La olla a presión funciona según qué ley

Diga las palabras “olla a presión” a alguien que nunca ha utilizado una, y probablemente pensará “peligro”. No es difícil imaginar lo que se les pasa por la cabeza: visiones de tapas que vuelan, marmitas que explotan o cosas mucho, mucho peores. Incluso las personas que han utilizado una olla a presión se muestran a veces un poco recelosas ante una.

Pero si bien esos peligros pueden haber sido posibles en el pasado, hoy son prácticamente una ficción. Las ollas a presión son seguras. Además, son increíblemente útiles. En esta época de velocidad, eficiencia y optimización, hay pocas herramientas en la cocina más adecuadas para los cocineros que exigen una buena comida rápidamente. Si está indeciso sobre la compra de una olla a presión -o si es usted un odiador especialmente obstinado-, este artículo es para usted.

Los orígenes de la olla a presión se remontan a un físico y matemático francés del siglo XVII llamado Denis Papin. Papin, que compartió notas con cerebros legendarios como Christiaan Huygens, Gottfried Leibniz y Robert Boyle, es más conocido por su invención en 1679 del “digestor de vapor”, precursor tanto de la olla a presión como de la máquina de vapor. Conocido también como “digestor de huesos” (¡qué nombre tan duro!) o “digestor de Papin”, el aparato estaba diseñado para extraer las grasas y el colágeno de los huesos; tras la extracción, los huesos extraídos podían molerse para convertirlos en harina de huesos, que se utilizaba como suplemento dietético o fertilizante.

Quizá te interese  ¿Qué son los implementos en las actividades de Educación Física?

Cómo funcionan las ollas a presión

Con tanta gente buscando nuevas formas de hacer la cena más rápidamente en estos días, es una maravilla que las ollas a presión no sean más populares. Estas ollas reducen radicalmente los tiempos de cocción, haciendo posible cocinar granos enteros, frijoles e incluso guisos que calientan el alma en una noche de semana. Además, las ollas a presión actuales son muy seguras y fáciles de usar.

Una olla a presión se parece a una olla normal, pero tiene una tapa modificada que se cierra sobre una junta de goma para crear un sello. La olla funciona elevando la temperatura del agua hirviendo, con lo que se acelera el tiempo que se tarda en hervir, guisar o cocer al vapor. Para utilizar una olla a presión, hay que poner los alimentos en la olla con algo de líquido -por lo general, un mínimo de 2 tazas para crear una presión de vapor suficiente. Una vez que se cierra la tapa y se pone la olla a fuego alto, el vapor se desarrolla en la olla y no puede escapar. El vapor atrapado aumenta la presión atmosférica dentro de la olla en 15 libras por pulgada cuadrada (psi), o 15 libras por encima de la presión normal a nivel del mar. Con esa presión, el punto de ebullición del agua aumenta de 212 °F a 250 °F. Esta temperatura más alta es la que cocina los alimentos más rápidamente. Una vez que la olla ha alcanzado la máxima presión, normalmente indicada por un manómetro o una varilla emergente en la tapa, se abre una válvula de escape que deja salir el vapor en un flujo regulado para mantener una temperatura constante dentro de la olla.

Quizá te interese  ¿Cuál es el campeon más popular del LoL?