Máquina de café espresso semiautomática frente a súper automática

Las máquinas de espresso automáticas suelen encontrarse en las cafeterías de segunda línea, como Starbucks® o Peet’s Coffee®. Con una construcción completamente automatizada, estas máquinas permiten a los baristas simplemente pulsar un botón para preparar un espresso. En algunos casos, estas máquinas también dosifican, muelen y apisonan los chupitos.

Cafeterías como Starbucks utilizan máquinas automáticas para garantizar el control de calidad y la consistencia. Sin embargo, estas máquinas no pueden ofrecer el nivel de calidad que ofrecen las cafeterías especializadas. ¿Por qué? No permiten a los baristas altamente cualificados ajustar y perfeccionar el espresso que preparan para producir el perfil de sabor deseado para el café.

Por ello, las máquinas manuales pueden parecer la pareja perfecta para las cafeterías de tercera ola, ya que requieren un conocimiento tanto del café como de la máquina para crear una bebida de calidad. Sin embargo, no es así.

A diferencia de las máquinas automáticas y semiautomáticas, que utilizan la electricidad para hacer funcionar una bomba interna que controla la presión y la temperatura, las máquinas manuales son completamente manuales. Esto significa que la cantidad de trabajo que se necesita para sacar un solo trago de espresso de una máquina manual suele ser demasiado larga para las cafeterías que pretenden servir a los clientes con relativa rapidez.

Piezas de la máquina de café semiautomática

Si lo que busca es ser menos práctico para obtener su café matutino, las máquinas de café automáticas son excelentes para mantener una calidad constante sin los pasos complicados. En general, hay dos tipos principales de máquinas de café automáticas: semiautomáticas (SACM) y totalmente automáticas (FACM). Ambas ofrecen una serie de ventajas diferentes, pero pueden suponer un reto a la hora de decidir cuál es la mejor para usted.

Quizá te interese  ¿Cómo coser a mano sin máquina?

Las cafeteras semiautomáticas requieren que la cafetera muela los granos de café y manipule los posos manualmente antes de colocar el portafiltro en la cafetera. Presentación de la De’Longhi Dedica Metal. Foto de De’Longhi.

Se encarga de los factores esenciales de la preparación, como la temperatura y la presión del agua, pero sigue requiriendo que la cafetera muela manualmente los granos de café, manipule los posos y espume la leche. La parte automática de una SACM consiste en bombear instantáneamente agua caliente a presión a través de los posos de café empaquetados al activar su función de preparación.

Como su nombre indica, una FACM elimina todas las conjeturas a la hora de preparar un espresso. Considere que el FACM tiene un cerebro propio, tomando las mejores decisiones para producir la taza de café perfecta para usted.

Máquina de café semiautomática breville

Seguramente también habrás oído que hay algunas diferencias entre estas máquinas, y puede que te preguntes: “¿Qué es lo que realmente las diferencia?” Esta es una gran pregunta para cualquiera, porque las diferencias pueden ser confusas. ¡Aprendamos más!

Una máquina de café espresso semiautomática es probablemente lo que imagina cuando piensa en una cafetera profesional. Las máquinas de espresso semiautomáticas utilizan un sistema automatizado para suministrar agua al cabezal del grupo, mientras que la molienda, el apisonado y el tiempo de extracción son responsabilidad del barista.

Las máquinas semiautomáticas son un buen compromiso entre el control humano y los componentes mecanizados. Usted es responsable de la bebida, pero la presión y la temperatura del agua están reguladas, por lo que es difícil arruinar algo.

Quizá te interese  ¿Cuál es la altura correcta de la silla?

Todavía tendrá que moler y apisonar el café para que encaje correctamente en el portafiltro. Pero después de colocar el portafiltro en el cabezal del grupo, la máquina se encargará de continuar el proceso de preparación.

Muchos gurús del café tienen mucha experiencia con las cafeteras semiautomáticas. Estas máquinas son las más populares para uso doméstico y suelen ser la opción más asequible. Además, le ofrecen la posibilidad de preparar el café de forma rápida y sencilla.

Mejor máquina de café espresso semiautomática

Entre los numerosos modelos existentes en el mercado, ¿cuál es la mejor máquina de café para utilizar? ¿Le sugerimos que compre una máquina manual o una totalmente automática? Aquí, en este artículo, encontrará todo lo que necesita saber para elegir la mejor solución para sus necesidades.

La mayor diferencia entre ellas es la tecnología y el modo de funcionamiento. Las cafeteras manuales tienen un portafiltro, que puede ser presurizado o profesional. Pueden utilizarse con café molido -que el usuario debe dosificar y apisonar manualmente- o con cápsulas de café de un solo uso. Gracias a la presión de la bomba, estas máquinas extraen los aceites del café de forma natural, y preparan espressos tradicionales con crema.

Por otro lado, las máquinas automáticas tienen molinillos integrados, un grupo de preparación que apisona y dosifica el café, y un menú con bebidas preestablecidas y personalizables. En algunos modelos, también hay un sistema automático de espuma de leche: con un solo clic, la máquina puede espumar la leche para los capuchinos y mucho más.

Como su propio nombre indica, una máquina manual requiere más esfuerzos que una automática. Te hace vivir, en casa, los rituales tradicionales de los baristas. Así, descubrirás los gestos y movimientos que hay que hacer y recrear, con un enfoque tradicional.

Quizá te interese  ¿Cuánto valen los patines eléctricos?