Magnetoterapia para el dolor de espalda

Usted está aquí: Home / Servicios / Terapia biomagnéticaLa terapia biomagnética es una forma alternativa de curación que existe desde hace miles de años. Los imanes pueden aliviar el dolor y el malestar, reducir la inflamación y el estrés y mejorar la circulación.

Todas las células que están vivas son eléctricas; es decir, el exterior de una célula tiene una carga negativa y el interior, una carga positiva. Esta combinación de cargas opuestas permite a la célula funcionar con normalidad.    Cuando una parte del cuerpo se daña, la zona dañada responde con una inflamación, causada por la falta de flujo sanguíneo.    Esta falta de flujo sanguíneo bloquea la capacidad natural del cuerpo para proporcionar oxígeno y nutrientes a las células lesionadas.

Productos de magnetoterapia

Imanes para el dolorLos imanes se comercializan a menudo para diferentes tipos de dolor, como el dolor de pies o de espalda provocado por la artritis y la fibromialgia. Fabricados con metal o aleaciones, los imanes varían considerablemente en su fuerza. Los imanes comercializados para el dolor suelen estar envueltos en una envoltura o se venden en un producto que se coloca contra la piel cerca del lugar donde se siente el dolor. Se han estudiado diferentes tipos de imanes para el dolor.

Para más informaciónCentro de Intercambio de Información del NCCIHEl Centro de Intercambio de Información del NCCIH proporciona información sobre el NCCIH y los enfoques de salud complementarios e integradores, incluyendo publicaciones y búsquedas en bases de datos federales de literatura científica y médica. El Centro de Intercambio de Información no ofrece asesoramiento médico, recomendaciones de tratamiento ni remisiones a profesionales.

Quizá te interese  ¿Cuántas veces se puede utilizar el irrigador bucal al día?

La charlatanería de la magnetoterapia

Presentamos la magnetoterapia como uno de los servicios fisioterapéuticos ofrecidos. La Dra. Ingrid Janíková, médico jefe de la consulta de fisioterapia y rehabilitación, explica con más detalle qué es la magnetoterapia y qué beneficios puede aportar.

Las células y los sistemas coloidales del cuerpo contienen iones que pueden verse afectados por las fuerzas magnéticas. Cuando el tejido se expone a campos magnéticos pulsados, se induce una débil corriente eléctrica que activa todas las células que están expuestas a ella.

El tejido tratado con la ayuda de un campo magnético con parámetros biotrópicos adecuadamente seleccionados, tiene como resultado el aumento de la actividad de la superficie de la célula, aumentando aún más su potencial de membrana, lo que finalmente resulta en el equilibrio del potencial intracelular.

La magnetoterapia no crea adicción y no tiene efectos secundarios conocidos. El paciente no experimenta ninguna sensación negativa durante el tratamiento. Los impulsos del campo magnético penetran uniformemente en el tejido corporal, por lo que el paciente no necesita quitarse la ropa. También puede penetrar a través de las escayolas. Los implantes metálicos tampoco suponen un obstáculo, ya que en el uso moderno ya no son de naturaleza ferromagnética.La magnetoterapia es prescrita por un médico rehabilitador de forma individual y sólo después de que se determine primero un diagnóstico exacto y las posibles contraindicaciones.

Efectos secundarios de la magnetoterapia

La magnetoterapia es una práctica de medicina alternativa pseudocientífica que implica el débil campo magnético estático producido por un imán permanente. Es similar a la práctica de la medicina alternativa de la terapia electromagnética, que utiliza un campo magnético generado por un dispositivo eléctrico[1].

Quizá te interese  ¿Cómo puedo saber qué modelo es mi laptop Samsung?

Los practicantes afirman que someter ciertas partes del cuerpo a campos eléctricos o magnéticos débiles tiene efectos beneficiosos para la salud. Aunque la hemoglobina, la proteína de la sangre que transporta el oxígeno, es débilmente diamagnética (cuando está oxigenada) o paramagnética (cuando está desoxigenada), los imanes utilizados en la terapia magnética son demasiado débiles para tener un efecto medible en el flujo sanguíneo[6].

Los productos incluyen pulseras y joyas magnéticas; correas magnéticas para las muñecas, los tobillos, las rodillas y la espalda; plantillas para zapatos; colchones; mantas magnéticas (mantas con imanes tejidos en el material); cremas magnéticas; suplementos magnéticos; yesos/parches y agua que ha sido “magnetizada”. La aplicación suele correr a cargo del paciente[1].