No te enjuagues la boca después del cepillado

Para muchos niños, cepillarse los dientes es una pérdida de tiempo y, en su opinión, totalmente innecesario. Aunque esta idea es común entre los niños, también es la creencia de algunos adultos. No es que dejen de cepillarse los dientes por completo, sino que lo que les preocupa es la regularidad y la técnica utilizada.  Las estadísticas muestran que alrededor del 30% de los estadounidenses sólo se cepillan los dientes una vez al día. Los dentistas recomiendan hacerlo dos veces al día.

Todos hemos oído hablar de la placa y el sarro, pero ¿qué son?  La placa es una sustancia pegajosa, y a veces amarilla. Se forma cuando los alimentos y la saliva se combinan, haciendo que se pegue a los dientes y a las encías. Dentro de la placa, se forman bacterias y ácidos.  Después de algún tiempo, las sustancias químicas comienzan a cambiar en la placa, haciendo que se vuelva dura. Esto se conoce como sarro, que puede ser difícil de eliminar una vez que se ha convertido en este estado endurecido.  Las bacterias y el ácido que se encuentran en la placa y el sarro pueden provocar caries y enfermedades de las encías. Ambas son muy desagradables y pueden resultar incómodas. La falta de una buena higiene bucal puede provocar dolor, pérdida de dientes y puede ser muy costosa la extracción de dientes o los implantes, y también tiene el coste de una sonrisa acomplejada o un mal aliento.

Quizá te interese  ¿Cómo saber comprar una patineta?

Enjuague bucal antes o después del cepillado

En realidad, deberías utilizar primero el enjuague bucal, seguido del hilo dental y, por último, el cepillado. Aunque hacer las tres cosas mejorará tu salud bucal sin importar el orden en que las realices, hay algunas razones importantes para seguir los pasos prescritos por los dentistas.

Según el Dr. Rob Raimondi, dentista de Nueva York, de la noche a la mañana nuestras glándulas salivales dejan de producir saliva. Cuando esto ocurre, permite que las bacterias crezcan y aumenta el riesgo de caries y enfermedades de las encías. Enjuagarse a primera hora de la mañana ayuda a eliminar inmediatamente todo lo que se ha acumulado durante la noche.

Sin embargo, esta sugerencia no es inamovible. La Asociación Dental Americana aconseja utilizar un enjuague bucal como primer o último paso. La clave es comprobar la etiqueta, ya que algunos ingredientes del enjuague bucal se ven afectados por la pasta de dientes.

En primer lugar, asegúrate de cepillarte siempre durante dos minutos. Tanto Wadia como Raimondi recomiendan utilizar cepillos eléctricos, ya que eliminan mucho mejor la placa. En cuanto a la pasta de dientes, utiliza fórmulas con flúor y evita las pastas blanqueadoras o a base de carbón, ya que son más abrasivas.

Cepillarse o usar el hilo dental primero

En cuanto a las obligaciones diarias, es difícil pensar en algo tan importante como asegurarse de cepillarse los dientes. Y no se trata sólo de combatir las caries y el mal aliento: Estar al tanto de tu higiene bucal también puede afectar a tu salud en general. Pero si quieres aprovechar al máximo el cepillado de los dientes, los dentistas advierten que siempre debes evitar una cosa cuando termines. Sigue leyendo para ver qué hábito aparentemente inofensivo podría ser una mala noticia para tu boca.

Quizá te interese  ¿Qué es mi vacuum cleaner?

ShutterstockLavarse los dientes por la mañana o por la noche puede ser una forma rápida de sentirse fresco y limpio. Pero si has estado recurriendo a un vaso de agua para ayudar a enjuagar el exceso de pasta de dientes, podrías estar haciendo, sin saberlo, algún daño dental.

“Enjuagarse la boca con agua es muy perjudicial para los dientes, ya que elimina el flúor protector que deja el cepillado”, afirma Nigel Carter, director general de la Fundación de Salud Bucodental. “El flúor es el ingrediente más importante de la pasta de dientes. Ayuda en gran medida a la salud bucodental al fortalecer el esmalte de los dientes, haciéndolo más resistente a la caries. También reduce la cantidad de ácido que producen las bacterias de los dientes”.

¿Hay que enjuagarse la boca después del cepillado?

Utilizar correctamente el enjuague bucal puede no parecer una tarea difícil, pero si te preocupa el cuidado adecuado de tus dientes y encías, es importante entender cómo maximizar la eficacia de tu enjuague bucal. Una de las preguntas más difíciles de responder en relación con el enjuague bucal es si debe utilizarlo antes o después de cepillarse los dientes. Desgraciadamente, no hay una respuesta definitiva, ya que depende de lo que pretendas con el enjuague bucal y de cómo quieras que afecte a tu boca. Dicho esto, no hay una respuesta incorrecta, si usas el enjuague bucal antes, después o ambos, estás haciendo un trabajo mucho mejor que no usar el enjuague bucal en absoluto.

Para decidir si quieres usar el enjuague bucal antes o después del cepillado, lo mejor es que primero entiendas exactamente lo que el enjuague bucal puede hacer por ti. Su objetivo principal es ayudar a eliminar las bacterias malas de tu boca y aflojar/eliminar las partículas y la placa que hay en la boca.

Quizá te interese  ¿Cómo saber cuando la bolsa de la aspiradora está llena?

Al elegir un enjuague bucal, no hay muchos con los que puedas equivocarte. Los enjuagues bucales suelen estar hechos de forma muy similar, siendo la mayor diferencia el sabor y las ofertas adicionales, como la de hacer los dientes más blancos. Sin embargo, muchos enjuagues bucales contienen alcohol, lo cual es menos deseable que un enjuague bucal sin alcohol. No te equivoques, un enjuague bucal con alcohol como ingrediente aún puede hacer maravillas, sin embargo puede secar tu boca. Esto puede reducir la producción de saliva, que es la defensa natural de la boca contra las bacterias malas.