Café de sifón

Ah, el café. Es la bebida preferida por las mañanas para mucha gente y muchos de nosotros no podemos empezar el día sin él. Aunque las cafeterías son omnipresentes, hay algo que decir sobre tomar esa primera taza en casa, quizás todavía en pijama, y sin tener que hacer cola o hablar coherentemente con otras personas. Y lo que es mejor, cuando te preparas tu propio café, puedes utilizar exactamente los granos que te gustan, añadir aromas o dejarlo solo, y añadir exactamente las cantidades adecuadas de leche, nata o edulcorantes. Y puede ser en su taza favorita en lugar de un vaso de papel desechable con una molesta tapa. Además, preparar el café en casa supone un gran ahorro.

Independientemente de la cafetera que elijas, el concepto básico es el mismo: el café molido se une al agua, que extrae el sabor de los granos. El agua escurre a través de los granos, que se mantienen en un filtro, de modo que el café sin grano llega a la taza, al vaso o a la jarra. Aunque el proceso parece sencillo, las distintas cafeteras pueden producir resultados diferentes. La temperatura del agua afecta a los sabores extraídos de los granos molidos, mientras que el tiempo que el agua está en contacto con los granos puede afectar a la fuerza de la infusión. Algunas cafeteras utilizan técnicas especiales para remover o agitar los granos, mientras que otras riegan el agua sobre los granos en lugar de enviarla en forma de chorro.

Quizá te interese  ¿Cuál es la última Mambo?

La mejor máquina de café para el hogar

Ah, tu cafetera. Es tu salvador diario a primera hora de la mañana, porque ¿hay algo que huela mejor que una cafetera recién hecha? Pero el aparato también calienta el agua hasta unos 200 grados y está equipado con una placa caliente que mantiene el café a una temperatura constante de unos 165 grados (aunque algunas son ajustables), lo que significa que puedes utilizarla para hacer mucho más que preparar una cafetera. Aquí tienes 10 cosas que puede hacer una cafetera, además de preparar café. (Sólo hay que advertir que cualquier uso de la máquina que no esté relacionado con el café probablemente anulará la garantía).

El agua casi hirviendo y el paquete de sopa instantánea son una combinación perfecta. (De hecho, durante un tiempo Keurig tuvo incluso una cápsula de sopa). Pero si eres de los que prefieren la sopa instantánea, simplemente combina ingredientes básicos de cocción rápida o precocinados, como tomates y pollo asado, con hierbas en tu jarra, y espera a que el agua caliente fluya. Deja que la mezcla haga su efecto, luego prueba el sabor, ajusta los condimentos y sirve.

Cómo funciona una máquina de café

Ah, el café. Es la bebida preferida por las mañanas para mucha gente y muchos de nosotros no podemos empezar el día sin él. Aunque las cafeterías son omnipresentes, hay algo que decir sobre tomar esa primera taza en casa, quizás todavía en pijama, y sin tener que hacer cola o hablar coherentemente con otras personas. Y lo que es mejor, cuando te preparas tu propio café, puedes utilizar exactamente los granos que te gustan, añadir aromas o dejarlo solo, y añadir exactamente las cantidades adecuadas de leche, nata o edulcorantes. Y puede ser en su taza favorita en lugar de en un vaso de papel desechable con una molesta tapa. Además, preparar el café en casa supone un gran ahorro.

Quizá te interese  ¿Cuántos tipos de aspiradoras hay?

Independientemente de la cafetera que elijas, el concepto básico es el mismo: el café molido se une al agua, que extrae el sabor de los granos. El agua escurre a través de los granos, que se mantienen en un filtro, de modo que el café sin grano llega a la taza, al vaso o a la jarra. Aunque el proceso parece sencillo, las distintas cafeteras pueden producir resultados diferentes. La temperatura del agua afecta a los sabores extraídos de los granos molidos, mientras que el tiempo que el agua está en contacto con los granos puede afectar a la fuerza de la infusión. Algunas cafeteras utilizan técnicas especiales para remover o agitar los granos, mientras que otras riegan el agua sobre los granos en lugar de enviarla en forma de chorro.

Máquina expendedora de café

Esta cafetera, que en el Reino Unido se conoce como Sage en lugar de Breville, produce un espresso suave e intenso, y se calienta rápidamente. También puede espumar la leche, y ofrece tres ajustes diferentes de temperatura de la leche junto con tres ajustes de textura para que puedas tener tu bebida justo como te gusta.

Es lo suficientemente pequeña como para no ocupar la encimera, pero lo tiene casi todo para ofrecerte un café al estilo barista. Aunque hay que tener en cuenta que, a diferencia de algunas cafeteras, sólo puede preparar un café a la vez y necesita una buena limpieza después de cada uso.

La pantalla táctil en color es fácil de usar y te guía en cada paso para elegir y personalizar tu café, desde el nivel de molido, la fuerza y la cantidad hasta el nivel de espuma de leche y la temperatura. Aunque esto significa que habrá que experimentar un poco para conseguir la bebida perfecta para ti.

Quizá te interese  ¿Qué es más peligroso el microondas a la radiacion infrarroja?

En la prueba, la cafetera produjo un café intenso y suave con una crema espesa en todo momento, mientras que el espumador de leche automático aseguró que las burbujas fueran espesas, aterciopeladas y se mantuvieran estables. Sin embargo, es un aparato voluminoso, que ocupa mucho espacio en la encimera de la cocina, y comparado con las cafeteras express y de servicio individual, también es caro.