Cuándo se inventó la escoba de empuje

Todos sabemos lo que es una escoba: una herramienta de limpieza hecha de fibras rígidas (plástico, pelo, hojas de maíz, etc.) unidas y paralelas a un mango cilíndrico. En términos menos técnicos, una escoba es un cepillo con un mango largo que suele utilizarse en combinación con un recogedor. Y sí, las escobas sirven para algo más que para ser el método de transporte de una bruja.

Sorprendentemente, la etimología de la palabra “escoba” no significa “palo que se apoya en la esquina de tu armario del pasillo”. En realidad, la palabra “escoba” procede de la Inglaterra anglosajona de la primera época moderna y significa “arbustos espinosos”.

No hay una fecha exacta que marque la invención de la escoba. El origen inicial de los manojos de ramitas atados a un palo se remonta a los tiempos bíblicos y antiguos, cuando las escobas se utilizaban para barrer la ceniza y las brasas alrededor de las hogueras.

La primera referencia a brujas volando en palos de escoba data de 1453, pero la fabricación moderna de escobas no comenzó hasta aproximadamente 1797. Un granjero de Massachusetts llamado Levi Dickinson tuvo la idea de regalarle a su mujer una escoba para que limpiara su casa, ¡qué detalle! En el siglo XIX, Dickinson y su hijo vendían cientos de escobas cada año, y todo el mundo quería una.

Tipos de escoba

Entre la familia de los utensilios de limpieza, la escoba -suave, de diseño aparentemente sencillo, propensa a apoyarse discretamente en las esquinas- no suele gozar del reconocimiento que merece. La limpieza del hogar comienza y termina en las puntas de las fibras de la escoba, ya sean naturales o sintéticas. Un buen manojo de palo y paja puede hacer un trabajo igual de fácil en una cocina llena de migas o en un porche hundido por el peso de las hojas de otoño. Incluso en esta época tardía, dominada por el Swiffer y la aspiradora, la escoba sigue siendo esencial para cualquier persona realmente comprometida con la lucha contra la suciedad: Ningún conjunto de microfibras electrostáticas o cámaras de vórtice cuidadosamente diseñadas puede sustituir la sensación de barrer, la fuerza silenciosa templada con un elegante control que reverbera hacia arriba desde las cerdas hasta la mano. ¿Pero quién inventó la escoba? ¿Y por qué funciona como lo hace?

Quizá te interese  ¿Qué diferencia hay entre una barbacoa y una parrilla?

Aunque no tenemos una fecha exacta para la invención de la escoba, es casi seguro que los haces de ramas, cañas, hojas de maíz y otras fibras naturales se han utilizado desde la antigüedad para barrer las cenizas y las brasas alrededor de los fuegos y, más tarde, de los hogares. El Nuevo Testamento, por ejemplo, menciona el uso de la escoba en la discusión de Jesús en Lucas 15:8 sobre la importancia de incluso un alma perdida: “¿O qué mujer que tiene diez monedas de plata, si pierde una sola, no enciende una vela, y barre la casa, y busca diligentemente hasta encontrarla?”

Escoba Levi Dickinson

Todos sabemos lo que es una escoba: una herramienta de limpieza hecha de fibras rígidas (plástico, pelo, hojas de maíz, etc.) unidas y paralelas a un mango cilíndrico. En términos menos técnicos, una escoba es un cepillo con un mango largo que suele utilizarse en combinación con un recogedor. Y sí, las escobas sirven para algo más que para ser el método de transporte de una bruja.

Sorprendentemente, la etimología de la palabra “escoba” no significa “palo que se apoya en la esquina de tu armario del pasillo”. En realidad, la palabra “escoba” procede de la Inglaterra anglosajona de la primera época moderna y significa “arbustos espinosos”.

No hay una fecha exacta que marque la invención de la escoba. El origen inicial de los manojos de ramitas atados a un palo se remonta a los tiempos bíblicos y antiguos, cuando las escobas se utilizaban para barrer la ceniza y las brasas alrededor de las hogueras.

Quizá te interese  ¿Cómo se carga la rumba?

La primera referencia a brujas volando en palos de escoba data de 1453, pero la fabricación moderna de escobas no comenzó hasta aproximadamente 1797. Un granjero de Massachusetts llamado Levi Dickinson tuvo la idea de regalarle a su mujer una escoba para que limpiara su casa, ¡qué detalle! En el siglo XIX, Dickinson y su hijo vendían cientos de escobas cada año, y todo el mundo quería una.

Cuándo se inventaron las escobas

Entre la familia de los utensilios domésticos, la escoba -suave, de diseño aparentemente sencillo, propensa a apoyarse discretamente en los rincones- no suele gozar del reconocimiento que merece. La limpieza del hogar comienza y termina en las puntas de las fibras de la escoba, ya sean naturales o sintéticas. Un buen manojo de palo y paja puede hacer un trabajo igual de fácil en una cocina llena de migas o en un porche hundido por el peso de las hojas de otoño. Incluso en esta época tardía, dominada por el Swiffer y la aspiradora, la escoba sigue siendo esencial para cualquier persona realmente comprometida con la lucha contra la suciedad: Ningún conjunto de microfibras electrostáticas o cámaras de vórtice cuidadosamente diseñadas puede sustituir la sensación de barrer, la fuerza silenciosa templada con un elegante control que reverbera hacia arriba desde las cerdas hasta la mano. ¿Pero quién inventó la escoba? ¿Y por qué funciona como lo hace?

Aunque no tenemos una fecha exacta para la invención de la escoba, es casi seguro que los haces de ramas, cañas, hojas de maíz y otras fibras naturales se han utilizado desde la antigüedad para barrer las cenizas y las brasas alrededor de los fuegos y, más tarde, de los hogares. El Nuevo Testamento, por ejemplo, menciona el uso de la escoba en la discusión de Jesús en Lucas 15:8 sobre la importancia de incluso un alma perdida: “¿O qué mujer que tiene diez monedas de plata, si pierde una sola, no enciende una vela, y barre la casa, y busca diligentemente hasta encontrarla?”

Quizá te interese  ¿Cómo activar Movistar+ Plus gratis?