El aluminio es malo para la salud

¿Hay que evitar los utensilios de cocina de aluminio? Hay informes contradictorios que afirman que cocinar en ollas y sartenes de aluminio es arriesgado porque el aluminio puede filtrarse a los alimentos. Los efectos sobre la salud del consumo de trazas de aluminio no se conocen del todo, pero según los CDC, los niveles encontrados en los alimentos cocinados en sartenes de aluminio se consideran generalmente seguros. Sin embargo, dependiendo del tipo de comida que se prepare, puede estropear la comida -y la sartén-.

El aluminio ligero es un excelente conductor del calor, pero también es muy reactivo con los alimentos ácidos, como los tomates, el vinagre y el zumo de cítricos. Estos alimentos pueden hacer que el aluminio se filtre en la comida, alterando su sabor y aspecto y dejando la superficie de la olla picada. En nuestras pruebas, hemos detectado un desagradable sabor metálico en la salsa de tomate y el requesón de limón cocinados en ollas de aluminio.

La salsa de tomate cocinada a fuego lento en una olla de aluminio es una receta particular para la lixiviación del aluminio, no sólo porque es ácida, sino también porque es salada (la sal corroe el aluminio) y líquida, y porque pasa mucho tiempo en el recipiente, todo lo cual aumenta la reacción entre la olla de aluminio y los alimentos.

Batería de cocina de aluminio anodizado

Más de la mitad de los utensilios de cocina que se venden hoy en día son de aluminio porque son ligeros y porque se calientan de manera uniforme. Si se utiliza aluminio sin tratar en la preparación de alimentos salados o ácidos, se pueden liberar grandes cantidades de aluminio en los alimentos. Esto se pone de manifiesto en el picado del papel de aluminio cuando está en contacto con este tipo de alimentos durante más de varias horas. Sin embargo, la mayor parte del aluminio actual está anodizado (sumergido en una solución ácida caliente). La anodización sella el aluminio haciéndolo resistente a los arañazos y fácil de limpiar. El proceso modifica la estructura molecular para que el aluminio no se libere en los alimentos. Los alimentos ácidos cocinados en aluminio anodizado no reaccionan con los utensilios de cocina, y la mayoría de las autoridades creen que los utensilios de aluminio anodizado son seguros. En este momento, no hay pruebas que demuestren lo contrario. El uso de papel de aluminio es otra cuestión; nunca debe utilizarse para cubrir o contener alimentos en los que el aluminio entre en contacto directo con la comida.

Quizá te interese  ¿Cómo apagar Conga 4090?

El aluminio es una preocupación creciente, sobre todo por su relación con la enfermedad de Alzheimer y otros problemas neurológicos cada vez más frecuentes.    Pero es probable que el problema no esté en los utensilios de cocina de aluminio. Muchos alimentos y aditivos alimentarios comunes contienen aluminio, incluidos los agentes de encurtido (alumbre), los agentes antiaglomerantes (silicatos de aluminio), los polvos de hornear (sulfato de aluminio sódico) y las mezclas para hornear (fosfato de aluminio sódico). La ingesta media de aditivos alimentarios es de unos 20 miligramos al día. Las cremas no lácteas, la harina de trigo, los quesos procesados y los quesos para untar también contienen aluminio. Estas fuentes pueden aportar hasta 100 miligramos de aluminio al día. La mayor fuente de aluminio son las aspirinas y los antiácidos tamponados. Éstos pueden aportar entre 500 y 5.000 miligramos al día. En comparación con estas fuentes, las cantidades que se han encontrado en los utensilios de cocina de aluminio son triviales.

Peligros de los utensilios de cocina de aluminio

Disponer de los utensilios de cocina adecuados es esencial en cualquier cocina comercial. Cuando los alimentos se adhieren a la superficie de las ollas y sartenes, no sólo puede convertirse en una pesadilla para limpiar, sino también para servir. Especialmente en una cocina comercial, los utensilios de cocina se utilizan mucho, por lo que es aún más importante contar con herramientas de alta calidad.

Muchos chefs suelen confiar en la ayuda de los utensilios de cocina de aluminio, acero inoxidable y antiadherentes. Pero, ¿son lo mismo? En este artículo, vamos a explicar la diferencia entre los utensilios de cocina de acero inoxidable, aluminio y antiadherentes para que pueda equipar su cocina con las mejores herramientas para sus necesidades específicas de cocina.

Quizá te interese  ¿Qué pasa si corro 10 minutos al día?

Cuando usted está buscando para comprar utensilios de cocina de acero inoxidable, hay algunas cosas que usted necesita saber. En primer lugar, tenga en cuenta el metal, el peso y el precio. Luego, profundice un poco más mirando lo siguiente.

Los utensilios de cocina de acero inoxidable suelen estar hechos de una combinación de metales, como el hierro, el carbono y el cromo. También pueden tener pequeñas trazas de cobre, que es otro material de cocina muy popular. Pero, la capa más externa debe ser de acero inoxidable.

¿Son seguras las viejas cacerolas de aluminio?

Marilyn responde:En primer lugar, acabemos con este mito: Las ollas y sartenes de aluminio son perfectamente seguras. Aproximadamente la mitad de los utensilios de cocina son de aluminio, normalmente recubiertos con una superficie antiadherente o tratados para algún otro fin. Y como el acero inoxidable conduce el calor de forma tan desigual, la mayoría de los utensilios de cocina inoxidables tienen un fondo de aluminio o cobre, de todos modos.

El aluminio es el metal más abundante en la superficie del planeta; se encuentra en el agua, en los alimentos y en medicamentos comunes como la aspirina y los antiácidos. Ingerimos una pequeña cantidad a diario. Si las ollas de aluminio (o las de cobre, en su caso) no se tratan, reaccionarán al cocinar alimentos muy ácidos, como los tomates o el chucrut. Esto puede provocar la corrosión de la superficie y permitir que se libere una cantidad ínfima de aluminio, pero menos de la que puede contener incluso una aspirina. La toxicidad del aluminio requiere ingerir o inhalar grandes cantidades.Dicho esto, no hay una forma sencilla de distinguir una olla de aluminio de una de acero inoxidable, a menos que se tengan ollas idénticas para comparar. (El aluminio suena más apagado si lo golpeas con una cuchara, y se raya más fácilmente, etc.) Con sólo una olla desconocida, podrías ver si un imán se pega a su superficie. Si lo hace, aunque sea débilmente, la olla es de acero inoxidable. Pero si no lo hace, todavía no lo sabes. La olla es de aluminio o no está imantada.

Quizá te interese  ¿Cómo se Limpiar un irrigador bucal?