Morir o no morir (Hamlet, Acto III Sc I) “Ser o no ser”/”To be or

Carta del editorEste año la revista Design pasa a ser trimestral, ofreciendo a los lectores de Observer cuatro números de arquitectura, innovación, arte y producto. Para celebrar un nuevo año y un nuevo aspecto de la revista, esta edición está dedicada a los nuevos horizontes, explorando los mejores lugares para ver el gran arte y el diseño en todo el mundo. Desde el arte ecológico de Lanzarote hasta el nuevo barrio de diseño de Los Ángeles, estos destinos muestran la creatividad en su máxima expresión. Pero una de las historias más sorprendentes se encuentra en un lugar mucho menos pintoresco. Watchet, en Somerset, tiene la movilidad social más baja del Reino Unido, pero pronto será la sede de una empresa que intenta desarrollar el hormigón vegetal y dar nueva vida al pueblo. 2020 es el comienzo de una nueva década. Es hora de pensar en grande. Alice Fisher

Un mar de lava negra y nudosa se cuela por la ventana de una casa cúbica blanca en la isla de Lanzarote, cayendo en ondas contorsionadas sobre el suelo de hormigón pulido. Un par de cactus regordetes se aferran al alféizar de la ventana, como si hubieran sido arrastrados al interior por el torrente de basalto fundido del exterior. Parece que el edificio podría haber sido inundado por una erupción volcánica, pero no se trata de un desastre natural. Es obra de César Manrique, el célebre artista-arquitecto de Lanzarote. Aprovechando las formaciones de lava como otros diseñadores utilizan el hormigón y el acero, conjuró espacios espectaculares a partir de las cuevas, burbujas y túneles dejados por los movimientos primitivos del magma fundido.

Casa-Museo de José Saramago en Lanzarote

César Manrique. Aunque vengas a Lanzarote por la playa y te pases toda la semana tumbado en la arena, seguirás oyendo hablar de César Manrique. El hombre, la leyenda y la persona a la que se le atribuye gran parte del mérito de hacer de Lanzarote la hermosa isla que es hoy. Quedamos totalmente fascinados por este hombre y no pudimos obtener suficiente información sobre él.  Hay una historia interesante en torno a César Manrique.

Estés donde estés o hagas lo que hagas, verás la obra de Manrique por toda la isla. Era un verdadero artista. Pintó, esculpió, construyó casas y atracciones turísticas. Los lanzaroteños dicen que gracias a él Lanzarote no tiene rascacielos (salvo uno). Fue un pionero en conectar a las personas con la naturaleza. Aunque ya no esté entre nosotros, su presencia está en toda la isla. Pero también hay gente que no era muy fan de este hombre. Gente a la que no le gustaba toda la libertad que el ayuntamiento le daba a Manrique para hacer “lo que quisiera con la isla”.

20º aniversario de la muerte de césar manrique

La antigua residencia del arquitecto y artista César Manrique en Haría, donde pasó los últimos años hasta su repentina muerte, es desde 2013 una popular atracción turística para los lugareños y los turistas.

La mayoría de los muebles y objetos que César Manrique utilizó durante su trabajo como artista están exactamente como los había dejado el día de su muerte, el 25 de septiembre de 1992. Toda la propiedad – la casa, el taller y el jardín, separados de ella, transmiten un ambiente especialmente tranquilo y acogedor.

Este pequeño y pintoresco castillo está situado sobre el puerto de los Mármoles en Arrecife. Impulsado por el rey español Carlos III, se construyó entre 1776 y 1779 y sólo sirvió para dar trabajo a los constructores locales, no con fines de defensa. Por ello, obtuvo el nombre de Fortaleza del Hambre. A principios de los años 70, César Manrique impulsó la restauración del castillo y reconstruyó un museo. También construyó un elegante restaurante en el castillo con una gran vista sobre el puerto y el mar. En el Museo Internacional de Arte Contemporáneo se pueden encontrar muchas obras de arte moderno español – algunas de Manrique.

Panda Resort 7 codigo fuente gratis para su descarga

César Manrique Cabrera nació el 24 de abril de 1919 en Puerto Naos, Arrecife (Lanzarote), hijo de Francisca y Gumersindo. Su padre era comerciante de alimentación y su abuelo notario. César precedió a su hermana gemela Amparo por pocos minutos. Tuvo otra hermana y un hermano, todos ellos vivos en la actualidad. Don Gumersindo era de Fuerteventura de buena familia y emigró a Lanzarote.

Los Manrique constituían una típica familia de clase media, sin agobios económicos. En 1934, su padre compró un terreno en Caleta de Famara y construyó una casa junto al mar. Esta casa dejó una huella visible que duró toda su vida, recordaba con alegría:” Mi mayor felicidad es recordar una infancia feliz, cinco meses de vacaciones de verano en la Caleta y la playa de Famara, con sus ocho kilómetros de arena limpia y fina enmarcados por acantilados de más de cuatrocientos metros de altura que se reflejaban en la playa como en un espejo. Esa imagen ha quedado grabada en mi alma como algo de extraordinaria belleza que no olvidaré en toda mi vida”.