Ahí cuperosa es un trastorno que suele aparecer en el rostro. Se presenta con manchas rojizas que pueden arder o picar y es causado por la lesión de los capilares sanguíneos y su consecuente dilatación. Los puntos de la cara donde suele aparecer son los las mejillas, I lados de la nariz y entre pómulos. No es una enfermedad, sino un trastorno puramente estético y cosmético.

Las causas de la cuperosis son diferentes: en primer lugar está el predisposición genética, lo que significa que si un miembro de la familia ha sufrido o padece este trastorno, es casi seguro que nosotros también lo padeceríamos. Otra causa es la disfunciones hormonalesDe hecho, las personas que sufren de cuperona suelen tener un nivel más alto de corticosteroides en la sangre. Además, cuando hay exposición frecuente y prolongada a variaciones climáticas, en radiación solar, el frío, la humedad y el viento pueden provocar la aparición de cuperosis.

Además de estas causas, existen circunstancias que pueden favorecer la aparición de la rosácea o empeorar su aparición. Uno de ellos es el abuso de alcohol, porque los capilares se dilatan y cambia la circulación sanguínea. Las emociones fuertes también pueden agravar la aparición de rosácea, al igual que la deficiencia de vitaminas y la mala nutrición.

Para solucionar este trastorno, puedes tomar medicamentos específicos para calmar el enrojecimiento y las molestias que provoca la cuperosis y también puedes recurrir a algunos tratamientos cosméticos. En el primer caso, sin embargo, es obligatorio acudir a un dermatólogo, especialmente en los casos en los que la cuperosis empeora y se vuelve rosácea acné. En cuanto a los tratamientos cosméticos, existen muchos en el mercado que son capaces de ejercer una acción calmante, antiinflamatoria y anti-enrojecimiento, pero solo servirán para reducir las molestias sin hacer desaparecer el problema.

Quizá te interese  dos fantásticos remedios naturales para una pedicura perfecta

Ahí cuperosa a menudo comienza como una inflamación ocasional que empeora gradualmente hasta volverse crónica. Por lo tanto, las manchas rojas en la cara también se deben al hecho de que los capilares ya no son elásticos y se dilatan permanentemente y, por lo tanto, se vuelven visibles en la cara. Además, en casos graves puede provocar rosácea acné, un trastorno crónico que afecta la piel de las mejillas, la frente y la nariz, provocando granos o pus llenos de líquido. Por tanto, es importante prevenir el trastorno para evitar que la cuperosis se vuelva crónica o empeore.

Por eso es muy importante llevar una dieta saludable, libre de alcohol y alimentos excitantes como especias y café y no se recomienda el uso de cosméticos irritantes y agresivos que puedan dañar la piel. Es de fundamental importancia proteger la piel tanto del sol como del frío y el calor excesivo porque estos agentes atmosféricos pueden empeorar la rosácea.