Entrenamiento para embarazadas

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Entrenamiento para el embarazo en el primer trimestre

Cuánto ejercicio hacerLo mejor es hacer ejercicio 5 veces a la semana durante 30 minutos o más. La intensidad del ejercicio debe ser cómoda para ti. Debe poder hablar mientras hace ejercicio.Si no ha hecho ejercicio antesSi nunca ha hecho ejercicio antes, empiece lentamente y aumente gradualmente.Si ha hecho ejercicio antes del embarazoSi era activa antes de quedarse embarazada, mantenga su rutina de ejercicio normal durante el tiempo que se sienta cómoda. Reduzca el ritmo a medida que avance el embarazo.Hacer ejercicio de forma seguraConsejos para hacer ejercicio de forma segura:

Quizá te interese  ¿Qué equipo comprar para hacer ejercicio en casa?

Entrenamiento del segundo trimestre

Una y otra vez, las investigaciones han demostrado que el ejercicio es seguro y beneficioso para las mujeres en todas las etapas del embarazo. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) lo recomienda, afirmando que el ejercicio no aumenta el riesgo de bajo peso al nacer, parto prematuro o aborto espontáneo en mujeres con embarazos normales.

El útero es un órgano muscular, y un saco de líquido amniótico (una bolsa de líquido protector) mantiene al bebé bien protegido la mayor parte del tiempo. La mayoría de los ejercicios son seguros durante un embarazo normal, siempre que se tomen ciertas precauciones. Sin embargo, para proteger tu salud y eliminar los riesgos innecesarios para tu bebé en desarrollo, se desaconsejan ciertas actividades.

El ejercicio es importante para la salud de las mujeres, y en particular para los embarazos saludables. Aunque aproximadamente un tercio de los embarazos acaban en aborto espontáneo, estas tragedias rara vez tienen que ver con las actividades de la madre; más bien, la pérdida del embarazo suele estar asociada a factores que escapan a nuestro control, como las anomalías fetales.

Entrenamiento para el embarazo 2º trimestre

Aunque el jurado aún no ha determinado los beneficios adicionales del ejercicio durante el embarazo, algunos estudios han demostrado que el ejercicio puede incluso reducir el riesgo de complicaciones de la mujer, como la preeclampsia y la diabetes gestacional.

Si no estabas en forma antes de quedarte embarazada, no te rindas. Empieza poco a poco y ve aumentando la intensidad a medida que te fortalezcas. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. recomienda un mínimo de 150 minutos (es decir, 2½ horas) de actividad aeróbica de intensidad moderada a la semana para las mujeres sanas que no sean ya muy activas o realicen una actividad de intensidad vigorosa.

Quizá te interese  ¿Qué gimnasios incluye Gympass?

Antes de continuar con su antigua rutina de ejercicios o de empezar una nueva, debe hablar con su médico sobre la posibilidad de hacer ejercicio durante el embarazo. Comenta con él cualquier preocupación que tengas y sabe que quizá debas limitar el ejercicio si lo tienes:

A muchas mujeres les gusta bailar, nadar, hacer ejercicios aeróbicos en el agua, hacer yoga, pilates, montar en bicicleta o caminar. La natación es especialmente atractiva, ya que le proporciona una agradable flotabilidad (sensación de ingravidez). Intenta combinar ejercicios cardiovasculares (aeróbicos), de fuerza y de flexibilidad, y evita los rebotes.